Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Bernabé Dalmau - CR) En menos de nueve meses se ha sucedido el cincuenta aniversario de los tres grandes eventos que coronaron el breve pero intenso pontificado (1958-1963) del papa Giuseppe Angelo Roncalli, Juan XXIII: la inauguración del Concilio Vaticano II (11 de octubre), la publicación de la encíclica Pacem in Terris (11 de abril) y su fallecimiento (3 de junio).

El primer acontecimiento tuvo el eco que se merecía como hecho capital del catolicismo en el siglo XX y que ha merecido la celebración del Año de la fe. Benedicto XVI quiso que en la misma fecha de cumpleaños se abriera el Sínodo episcopal sobre la nueva evangelización, la síntesis del cual acabamosde recibir en la "encíclica a cuatro manos", Lumen fidei.

El aniversario de la encíclica Pacem in terris, firmada el Jueves Santo del lejano 1963, quedó bastante eclipsado por los primeros pasos del nuevo Papa Francisco.

Y, más recientemente, los cincuenta años de la muerte del "Papa bueno" continúan polarizados por la singularidad del pontífice argentino que cada día nos sorprende con alguna frase doctrinal impactante y con unos primeros pasos de reforma lentos pero firmes.

Con todo, no es azaroso que las cosas sean así. Desde el primer momento se ha establecido en la opinión popular un paralelismo entre los dos papas -Juan y Francisco-, favorecido por un cierto parecido físico y, sobre todo, por los gestos innovadores. Por los gestos y por las palabras. Cuando uno lee frases como "El mundo se interesa por hacer dinero; disfrutar de la vida e imponerse a toda costa, incluso, si es necesario, por desgracia, con prepotencia" o "Los niños, ¡qué riqueza, qué bendición! "se piensa que son extraídas de aquellas homilías diarias de Francisco en la capilla de Santa Marta, cuando de hecho son citas literales del papa Roncalli.

Ya algún libro ha presentado a Francisco como el nuevo Juan XXIII. El sentido común generalizado ha tejido el paralelismo entre ambos pontífices por razón de chistes imprevistos y de florecillas captadas al vuelo. El hecho de que Juan XXIII mereciera una caracterización más o menos mítica tiene una explicación. Erudito y culto como era, "el Papa bueno" había escogido por lema episcopal "Obediencia y paz", y eso le hacía capaz de superar con bondad las situaciones más complejas y, al mismo tiempo, le facilitaba la capacidad de mirar adelante. En este talante, además de la virtud, contó la profesionalidad de historiador: supo valorar y al mismo tiempo relativizar las cosas en el momento y el grado oportunos.

Entre el legado de oportunidad está la redacción y la publicación de la encíclica sobre la paz, intitulada Pacem in terris. Juan XXIII la escribió en el quinto año de su pontificado. Apareció en una coyuntura histórica muy compleja. Hacía tan sólo unos meses que el mundo entero había estado a punto de un colapso de inimaginables consecuencias debido a la crisis de los misiles en Cuba. Esta crisis, fruto de la "guerra fría" entre Estados Unidos y la URSS, había puesto a la humanidad en las puertas de una guerra nuclear.

Leer la encíclica, no sólo nos sitúa en un momento crucial de la andadura del mundo y de la vida de la Iglesia sino que nos hace penetrar en el corazón de este papa a punto de ser canonzado, tanto o más, aunque con lenguaje distinto, que su célebre Diario del alma.

 
 
 
 

Bernabé Dalmau

Monje de Montserrat

Otros artículos:

I. CONSIDERACIONES GENERALES

-Presentación. La Pacem in Terris, cincuenta años después

Una encíclica por releer (Pacem in Terris I) 
Un acontecimiento y un documento (Pacem in Terris II) 
Los destinatarios (Pacem in Terris III) 
Gracia y método de Juan XXIII (Pacem in Terris IV) 

II. COMENTARIO AL TEXTO 
Pacem in Terris 1. El orden establecido por Dios [1-6] 
Pacem in Terris 2. El orden entre los seres humanos. Los derechos. [7-22] 
Pacem in Terris 3. El orden entre los seres humanos. Los deberes. [23-39] 
Pacem in Terris 4. Las relaciones entre los hombres y los poderes públicos en el seno de cada comunidad política [40-74] 
Pacem in Terris 5. Las relaciones entre las comunidades políticas [75-122] 
Pacem in Terris 6. Las relaciones de los seres humanos en el seno de las comunidades políticas con la comunidad mundial. [123-138]
-Pacem in Terris 7. Orientaciones pastorales [139-166]