Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) «Id a todos los pueblos y haced discípulos míos». El lema de la Jornada Mundial de Juventud ha sido la llamada que ha hecho a los jóvenes el Papa Francisco en la misa de clausura que se ha celebrado festivamente este domingo en Río de Janeiro. La playa de Copacabana ha sido el escenario para cerrar el encuentro. Francisco ha pedido que la experiencia del encuentro no quede "encerrada en su vida o en el pequeño grupo de la parroquia, del movimiento o de la comunidad". Compartir la fe "es el mandato que el Señor confía a toda la Iglesia, también a ti" y no "es un mandato que no nace de la voluntad de dominio o de poder, sino de la fuerza del amor".

Francisco ha presentado un Jesús que "no nos trata como esclavos, sino como hombres libres, amigos, hermanos" y ha recordado que "el Evangelio no es para algunos sino para todos". Para Francisco, en esta tarea "la Iglesia necesita a los jóvenes, el entusiasmo, la creatividad y la alegría que los caracteriza". Una tarea que debe hacerse "sin miedo", "juntos", y "para servir".

El servicio que ha propuesto Francisco a los jóvenes pasar por "dejar que su vida se identifique con la de Jesús, es tener sus sentimientos, sus pensamientos, sus acciones. Y la vida de Jesús es una vida para los demás. Es una vida de servicio". Unos jóvenes a los que también ha propuesto la fuerza del Evangelio "para arrancar y derribar el mal y la violencia, para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio, para construir un mundo nuevo". "Jesucristo cuenta con vosotros. La Iglesia cuenta con vosotros. El Papa cuenta con vosotros ", ha dicho entre aplausos. Se puede leer el homilía entera en catalan en Las homilías del Papa Francisco.

"Constructores de la Iglesia y protagonistas de la historia"

En el mismo escenario, el sábado por la noche se celebró la vigilia de oración y la adoración eucarística habitual en la JMJ. En este acto, el discurso del Papa fue una invitación personal a los jóvenes a encontrarse ya acoger a Jesús: "¿Soy un joven atontado?... ¿Somos inconstantes ante las dificultades, no tenemos el valor de ir a contracorriente?... ¿Tengo en mi corazón la costumbre de jugar a dos puntes, y quedar bien con Dios y quedar bien con el diablo?... "Les fue preguntando porque cada uno contestara en silencio. "Sé que ustedes apuntan bien arriba, a decisiones definitivas que den pleno sentido. ¿Es así, o me equivoco? "

Para ello les pidió "entrenamiento" que pasa por la oración: "Pregunten a Jesús, hablen con Jesús. Y si cometen un error en la vida, si hacen un resbalón, si hacen algo que está mal, no tengan miedo. Pero siempre hablen con Jesús, en los momentos buenos y en los malos". Además de la oración, Francisco les propuso tres "campos de entrenamiento" para seguir a Jesús: "la oración, los sacramentos y la ayuda a los demás, el servicio a los demás.

Finalmente los invitó a ser "constructores de la Iglesia y protagonistas de la historia". "Chicos y chicas, por favor: no se metan en la cola de la historia. Sean protagonistas. Jueguen antemano. Xutin adelante, construyan un mundo mejor. Un mundo de hermanos, un mundo de justicia, de amor, de paz, de fraternidad, de solidaridad", les pidió en nombre de la Iglesia. "Por favor, no dejen que otros sean los protagonistas del cambio. Ustedes son los que tienen el futuro. Sigan superando la apatía y ofreciendo una respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas que se van planteando en varias partes deel mundo".

Citando Teresa de Calcuta les recordó que para hacer este cambio sólo hay una manera: "¿Por dónde empezamos? ¿Por dónde? Por vos y por mí. Cada uno, en silencio otra vez, pregúntese si debo empezar por mí, por donde empiezo. Que cada uno abra su corazón para Jesús les diga por dónde empiezo".