Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Salvador Pié-Ninot) La frase central de la homilía "sólo quien sirve con amor sabe custodiar" sintetiza el programa inicial del nuevo papa Francisco en su primera homilía en la Misa de inauguración del Ministerio Petrino del Obispo de Roma del 19 de marzo de 2013. Frase central que recoge los puntos decisivos de esta homilía programática:
 
1) El Papa Francisco ha definido en la fiesta de san José su misión como la de ser custodio, custodiar. Y a partir de ahí, ha abierto su atención -como ya hizo con los periodistas el sábado pasado- a los que no comparten la fe cristiana, hablando de que "custodiar tiene una dimensión que es simplemente humana, que corresponde a todos", dimensión expresada como "custodiar toda la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra Francisco de Asís -¡de nuevo una cita significativa del porqué de su nombre como Papa! -: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en que vivimos ". Pero todo esto hay que hacerlo con "una gran ternura, ya que no debemos tener miedo de la bondad, de la ternura".
 
2) Tratando, como punto central el Ministerio Petrino en el que se inauguraba y observando que este Ministerio conlleva también un 'poder', se preguntó: "pero de qué poder se trata?". Y es aquí donde está el programa inicial del Papa Francisco cuando afirma: "nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, el servicio humilde, concreto, rico de fe, acogiendo con cariño y ternura a toda la humanidad, especialmente los más pobres, los más débiles, los más pequeños ", citando el paradigmático Mt 25,31-46.

3) Notemos la repetición de la palabra clave amor, siempre con una referencia a los más pobres, ya presente una vez elegido para describir el Ministerio Petrino en sus palabras iniciales. Se trata de una cita, aquí implícita, de Ignacio de Antioquía que es el testigo más antiguo que tenemos cuando dice que "la Iglesia de Roma, preside en la caridad a todas las iglesias". Esta vez, además, el amor viene acompañado por la fe y la esperanza al recordar a Abraham "que creyó contra toda esperanza" como invitación "ante tantos cúmulos de cielo gris, a dar nosotros mismos esperanza". De ahí concluye su homilía articulando finamente las tres palabras claves: el amor, el custodiar y el servicio, ya que "el servicio que el Obispo de Roma debe ejercer es: custodiar a Jesús con María, custodiar toda la creación, custodiar a todos, especialmente los más pobres, custodiarnos a nosotros mismos ". He aquí, pues, cómo el Papa Francisco entiende la frase síntesis de esta homilía programática: ¡"sólo quien sirve con amor sabe custodiar"!

 
Salvador Pié-Ninot es catedrático de la Facultad de Teología de Cataluña y de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Experto del Sínodo sobre la Palabra de Dios (2008) y sobre la Nueva Evangelización (2012).