Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Obispado de Sant Feliu de Llobregat) La Diócesis de Sant Feliu de Llobregat ha puesto en marcha el Itinerario Diocesano de Renovación Cristiana, es decir, un plan de formación que abarca las dimensiones básicas de la vida cristiana: experiencia, reflexión y acción. Este proyecto pastoral, dirigido a la totalidad de los fieles, contempla una primera fase, ya en marcha, de escuela de formación de animadores, para las personas que harán de acompañantes de los futuros grupos. A partir de la Cuaresma 2012 comenzaran los grupos del Itinerario en toda la diócesis.

En la Iglesia universal de hoy en día existe la conciencia de que es necesario fortalecer y renovar toda la vida cristiana, y que ésta es una misión de todo el pueblo de Dios, con la indispensable participación e implicación del laicado.

La iglesia diocesana de Sant Feliu, en sintonía con esta inquietud y con el trabajo realizado en su joven historia a través de los diversos objetivos diocesanos propuestos y profundizados en los últimos años, concreta esta prioridad pastoral durante el curso 2011-2012 empezando el “Itinerario Diocesano de Renovación Cristiana”.

La primera fase es la de la escuela de formación de animadores, para las personas que harán de acompañantes en los futuros grupos del Itinerario. Ahora mismo son unas 80 personas de todos los arciprestazgos de la diócesis. La escuela empezó con una reunión introductoria el pasado 9 de julio y desde el 17 de septiembre ha retomado con sesiones quincenales de formación. Un eje principal es comprender cada vez mejor en qué consiste la tarea de evangelización, de propuesta y de renovación de la fe. También, hacer la experiencia personal de lo que significa el encuentro con Jesús, como pilar fundamental de la vida cristiana, a través de la lectura creyente y orante de su Palabra viva y por la acción del Espíritu Santo en la vida y el corazón de cada uno. Y, al mismo tiempo, aprender la manera concreta y los medios pedagógicos para convertirse en animadores de los futuros grupos, en un clima de participación, diálogo y preparación práctica.

La segunda fase será la convocatoria a toda la diócesis para poner en marcha los grupos que quieran comenzar el Itinerario Diocesano de Renovación Cristiana, momento que se prevé para la Cuaresma 2012.