Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Arzobispado de Barcelona) En el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona se llevó a cabo este lunes el acto de entrega de las Medallas de Honor de la ciudad. Este año la Parroquia de la Virgen del Port ha sido galardonada. Recogió la distinción mosén Josep Hortet Gausachs, rector de la parroquia de la Virgen del Port y arcipreste de Sants-La Marina. Al acto asistieron el obispo auxiliar de Barcelona, ​​Sebastià Taltavull, y el vicario episcopal Salvador Bacardit, Delegado diocesano de Cáritas, en representación del cardenal Martínez Sistach.

Mosén Hortet, que habló en nombre de todos los galardonados, manifestó que"las entidades que reciben esta distinción colaboran para hacer de Barcelona una comunidad humana de convivencia y respeto".

La medalla ha sido concedida, tal y como expresa el Ayuntamiento, "Por la inmensa labor pastoral y social desarrollada a lo largo de un siglo en favor de los habitantes de la Marina". La reseña del Ayuntamiento recoge la labor realizada por la parroquia a favor del barrio desde su fundación en 1910:

"Desde su nacimiento, en 1910, la acción pastoral de la parroquia de Nuestra Señora de Port se ha distinguido por un fuerte compromiso social, base de su profundo arraigo en la vida del barrio. A partir de la década de 1960, en plena dictadura franquista, tomó parte en acciones de defensa de los derechos humanos y del acceso a la educación, pero fue sobre todo durante los años setenta, cuando las protestas y las reivindicaciones populares se multiplicaron por todas partes, cuando la parroquia de Nuestra Señora del Port se implicó más directamente en las luchas sociales mediante la cesión de sus espacios para celebrar reuniones y asambleas de vecinos y trabajadores. La parroquia, además, fue la responsable directa de algunas de estas mejoras, como dos servicios fundamentales creados en 1939: la Escuela Parroquial, de la que fue maestra Pepita Casanellas, que impartió una educación espiritual y cultural en muchas generaciones del barrio, y el dispensario dirigido por el doctor Carlos Ribas".

Los Premios de Honor de la Ciudad fueron instituidos por el Ayuntamiento en 1997 con motivo del centenario de las agregaciones de los municipios del Plan. Desde entonces, cada año, 25 personas o entidades reciben el galardón a propuesta de los diferentes Consejos de Distrito y del Consejo Plenario municipal.