Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(La Salle) "Tejemos la Paz"ha sido el lema que ha acompañado este año la llegada de la Luz de la Paz de Belén. Nuevamente, la acogedora Parroquia de San Agustín de Barcelona, ​​se llenó a tope en la celebración de la recepción de la Luz, en medio de la expectación de unas 500 personas de todas las edades. Camisas, pañuelos y farolillos "tejieron" toda la iglesia. En el centro, una abuela que tejía una bufanda se convirtió en el hilo conductor de este acto, que se fue completando con diferentes aportaciones, lecturas, proyecciones y canciones, incluso con una danza sobre el perdón y la reconciliación. El punto más emotivo de la celebración volvió a ser el reparto de la Luz. Para ello, la organización invitó a todos los asistentes a pasarse unos pequeños rollos de papel blanco que se fueron entrecruzando por todo el espacio dando lugar a una gran red que se iluminó con luces de neón. La luz, llevada por el Agrupament Escolta y Guía Pla de l'Estany, se repartió entre todos los presentes con la ayuda de niños scouts de Francia. Finalmente, Francisco Pardo, Obispo de Girona, dirigió unas palabras a los asistentes invitándolos a "continuar repartiendo la Luz y esparciendo así un poco de paz en esta sociedad que tanto la necesita".

La luz de la paz de Belén es una iniciativa nacida de los scouts y guías de Austria, que envían un niño a la cueva del Nacimiento de Jesús en Belén, días antes de Navidad, y encienden una llama que reparten desde Viena por todo el mundo. En nuestro país, es Minyons Scouts y Guías de Cataluña (MEG), los que, conjuntamente con otras entidades como SIJ, Fundación Escuela Cristiana, Fundación Pere Tarrés, Maristas y La Salle Cataluña , organizan este trabajo previo y la llegada de la Luz de la Paz de Belén a nuestro país. Posteriormente, esta Luz se reparte`por las agrupaciones, las parroquias, las escuelas, diversas asociaciones, los hospitales,  las residencias de personas mayores, las cárceles ... de cada pueblo y cada ciudad.