Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Con el lema "Somos más de los que nos creemos", tendrá lugar los días 21 y 22 de enero en la Escuela Pía de Barcelona el II Foro Catalán de Teología y Liberación (FCTiA). Entre los convocantes hay entidades de diferentes ámbitos y de tradición tanto cristiana como islámica, así como teólogos y teólogas de reconocido prestigio como Xavier Alegre, Joan Botam, Enric Capó, Teresa Forcades o Lucía Caram, y pensadores como Jaume Botey, Ramon M. Nogués o Francesc Torradeflot, entre otros.

Durante dos días el encuentro acogerá más de 50 talleres de reflexión agrupados en tres ejes temáticos: espiritualidad liberadora, paz y reconciliación y austeridad solidaria. El Foro Catalán de Teología y Liberación es un espacio de encuentro abierto a todos, que tiene como objetivo favorecer una vivencia liberadora de la espiritualidad. Es la expresión catalana de los Foros Mundiales de Teología y Liberación, que secelebran en el marco de los Foros Sociales Mundiales.
 
La idea de impulsar el FCTiA nació en Belém, en Brasil, durante la celebración del Foro Mundial de Teología y Liberación de 2009. Desde entonces se ha ido haciendo red con todas las personas que han querido participar en el proyecto. En enero de 2010 se celebró el primer encuentro en Barcelona, al que asistieron cerca de 500 personas, y una nutrida representación del foro participó en el Foro Mundial de Dakar en febrero de 2011.
  
En la convocatoria de este año el lema es "somos más de los que nos creemos", una de las frases más repetidas durante el primer encuentro. Se trata de personas que, como dice la carta de convocatoria, "queremos vivir la presencia de lo trascendente en nuestras vidas, queremos vivir los valores del evangelio, la fe en lo que sabemos que nos sobrepasa o, desde la laicidad, el sentido de la dignidad de la personas".
  
El delicado contexto de crisis económica marcará la edición de este año, con voluntad de explorar vías de solidaridad y esperanza. Es por ello que el encuentro se vivirá en clave de identificación con el movimiento de los indignados "porque el mundo en que vivimos es gravemente injusto y suicida. De hecho, incomprensiblemente, habiendo aumentado los recursos del mundo, también ha aumentado la cantidad de personas que viven en situación de pobreza y de pobreza extrema. Debemos decirlo de manera clara, pacífica pero contundente". Ante la pasividad de las instituciones religiosas y civiles, el FCTiA se quiere pronunciar y denunciar "lo que pasa, las causas de la crisis y las medidas que se están tomando".