Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals) El pastor Enric Capó ha pasado este viernes a la presencia del Señor. Su larga trayectoria teológica al servicio de la Iglesia Evangélica Española (IEE) la había consolidado como la referencia en Cataluña del protestantismo progresista y también como uno de los pioneros del ecumenismo.
 
El funeral se celebrará el próximo domingo, día 11, a las 13h en el tanatorio de Les Corts (Barcelona).

Nacido en Maó, Capó nació en una familia de arraigada tradición metodista desde el siglo XIX, y al menos ocho de sus miembros han ejercido de pastores. Entre ellos, su padre Samuel, sus primos Alfred y Humbert y, en la actualidad, su sobrino Carlos en Suiza. Enric Capó tambien colaboraba con CatalunyaReligió.cat des de sus inicios. 
 
Durante su juventud, Enric Capó vivió en propia carne como la obra protestante fue víctima de persecución por parte de las autoridades franquistas: tras la caída de Cataluña, las iglesias y escuelas tuvieron que cerrar sus puertas, y las comunidades sólo pudieron reabrir después de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, pero los colegios nunca más lo pudieron volver a hacer.
 
En un contexto donde la obra protestante era perseguida y vivida en la clandestinidad, Capó decidió ejercer de pastor en la comunidad del ClotL'Hospitalet de Llobregat y después en La Iglesia Protestante de Barcelona Centre, situada en la calle Tallers.

 
Trayectoria teológica

Frente al protestantismo mayoritario en Cataluña, fuertemente influenciado por los movimientos 'evangelicales' y fundamentalistas de Estados Unidos, Capó defendía una vivencia de la fe "abierta y liberal, en la que todos son bienvenidos".
 
Así definía él mismo, hace un par de años, cuáles debían ser los principios de una iglesia protestante histórica, descendiente de las grandes familias del protestantismo -luteranismo, calvinismo y metodismo-, como es su denominación, la Iglesia Evangélica de Cataluña:
"Mantenemos las doctrinas fundamentales del protestantismo, pero siempre en continua revisión. No hacemos ningún tipo de discriminación hacia las personas. Cada uno es personalmente responsable ante Dios y es a Él a quien todos tendremos que dar cuentas. No tenemos dogmas inamovibles ni participamos de un pensamiento único. Como decía John Wesley, el fundador del metodismo: "Pensamos y dejamos pensar".
 
Su teología, liberal y progresista, estaba fuertemente comprometida con los derechos civiles, la igualdad de todas las personas, la universalidad de la gracia y también con el ecumenismo y el diálogo interreligioso, campos de los que fue un precursor.
 
En los años 50 participó en los primeros contactos ecuménicos que tuvieron lugar en Cataluña, y el año 2000 representó Barcelona, ​​junto con el capuchino Joan Botam, en la Cumbre del Milenio de líderes religiosos y espirituales en las Naciones Unidas.
 
 
Compromiso con el catalán
 
Fue uno de los pioneros en celebrar cultos en catalán en los años 60: dado que la mayoría de predicadores y evangelizadores que llegaron a Cataluña a finales del siglo XIX eran extranjeros, se utilizaba el castellano en las iglesias, aunque la mayoría de miembros tuvieran el catalán como lengua materna.
 
Participó en la traducción a partir del texto griego de los 4 Evangelios y algunas cartas de Pablo en catalán, y desde 1973, se integró en el equipo que tradujo la versión interconfesional de las Escrituras: el Nuevo Testamento se presentó el año 1979, y la traducción íntegra de la Biblia se hizo en 1993. También fue, desde los años 50, profesor de teología en el Seminario Evangélico Unido de Teología (SEUT), que en la actualidad tiene su sede en El Escorial, y muchos pastores lo consideran un mentor y consejero.

Hace un año participó en la presentación de la nueva Bíblia Catalana Interconfessional en el Palau de la Música. 

En el campo del periodismo religioso, dirigió la revista 'Carta Circular' de la IEE -de la que también fue presidente de su comisión permanente- y, en los últimos años, era el responsable de la publicación de la Iglesia Evangélica Española 'Cristianismo Protestante'.
 
Durante muchos años, estuvo muy implicado en el diálogo entre las diferentes denominaciones evangélicas: fue miembro fundador de la Asociación de Ministros del Evangelio de Cataluña (AMEC), entidad que agrupa desde 1956 a pastores protestantes catalanes, y fue también el primer presidente del primer órgano que agrupaba a la gran mayoría de comunidades evangélicas de Cataluña: el Consejo de las Iglesias Evangélicas de Cataluña, constituido en 1979, que en 1981 pasaría a denominarse 'Consejo Evangélico de Cataluña', del que también fue su primer presidente.