"El paro no debe castigar más a las mujeres, las oportunidades deben ser iguales para todos"

(Pastoral Obrera) Este 8 de marzo es un símbolo para las mujeres de todo el mundo. A pesar de haber cumplido el primer centenario de los trágicos hechos que recuerdan este día, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora sigue teniendo muchas razones para existir y muchas discriminaciones para borrar definitivamente, para caminar hacia una sociedad con igualdad de oportunidades.

La situación de la mujer trabajadora está todavía muy lejos de la igualdad de oportunidades respecto a los hombres. Hay muchas precariedades que se fundamentan en un modelo de sociedad muy bien aprendido e interiorizado, donde los hombres y las mujeres tienen unos roles definidos, que cuestan de cambiar. La situación se agrava si somos mujeres y somos jóvenes, y también si, además, somos inmigrantes.
 
Todavía encontramos muchos testimonios de mujeres que dicen: "Me planteo si podré formar una familia. Pienso que es imposible trabajar en las condiciones en que me encuentro. Hay que pensar mucho, porque no tendré mucho tiempo para dedicarlo a mis hijos e hijas. Yo le digo a mi pareja que tal vez cuando volvamos a Honduras nos lo podremos plantear, o si consiguiera un trabajo estable aquí, que tal y como están las cosas no creo que pase (Jenny, de Honduras)".
 
Otro ejemplo de la situación de la mujer trabajadora es este: "Como fisioterapeuta, no creo que tenga connotaciones especiales el hecho de ser mujer de cara a las empresas, pero sí que la tiene de cara a los pacientes. Se piensan que como soy una chica (y más bien pequeña), no seré capaz de sostener una persona mientras la estoy reeducando a caminar o haciendo subir y bajar escaleras, cuando se tambalea y empieza a caer. Pero eso no es verdad, ya que no es por la fuerza bruta que aguantarás una persona que cae; es por cómo compensas con el peso de tu cuerpo la caída del paciente. Costa explicarlo a los pacientes, así que la solución que he encontrado es enseñarles, haciendo una demostración en vivo, que a pesar de ser mujer y "pequeña" lo puedo aguantar .... (Helena, militante de la JOC) ".
 
Aprovechamos la ocasión para hablar de ello desde lo que vivimos en nuestro entorno. Nos damos cuenta de que Dios nos ofrece un proyecto como colectivo basado en el reconocimiento de cada persona, de cada hombre y de cada mujer, algo que siempre sorprende. Se extrañan de que Jesús hablara con una mujer (Jn 4, 27). Por ello ponemos de manifiesto el valor de toda persona, especialmente de la mujer por todas estas situaciones que aún vivimos. Ninguna de nosotras puede ser despreciada, ni puede ser tratada socialmente como un objeto de consumo o mano de obra barata. 
 
En, y desde nuestros movimientos seguimos trabajando, transmitiendo, luchando y comprometiéndonos a aunar nuestros esfuerzos, junto con tantísimas personas que defienden la igualdad entre los seres humanos y la prioridad de la persona por encima del capital y del patriarcado.
 
Nos comprometemos a continuar este camino con nuestra metodología, partiendo de la vida, de las situaciones que están sufriendo los y las trabajadoras, de los movimientos y de nuestros entornos, con quien compartimos la vida y el trabajo día a día. Queremos unir nuestros esfuerzos con todas las personas del mundo que luchan y trabajan en este mismo camino dentro del mundo obrero.
 
Proclamamos que:
√ El paro no debe castigar más a las mujeres, las oportunidades  deben ser iguales para todos.
√ Querer hacer una familia no debería representar un impedimento laboral o quedarse sin trabajo.
√ Debemos erradicar los prejuicios de la sociedad sobre lo que una mujer puede o no puede hacer.
√ Las pensiones de las mujeres no las pueden dejar en el umbral de la pobreza.
√ comunitariamente,debemos continuar trabajando para salir del paro, la marginación, la soledad, los maltratos ...
 
Continuamos luchando, con el sueño que ¡otro mundo ya es posible, que una vida igual para todos y para nosotras, las mujeres, también es posible!
 
MOVIMIENTOS OBREROS CRISTIANOS DE CATALUÑA Y BALEARES: (ACO, HOAC, JOC, MIJAC), CURAS OBREROS, RELIGIOSAS / OS EN BARRIOS Y DELEGACIONES DE PASTORAL OBRERA DE LAS DIÓCESIS DE CATALUÑA