"Directament al fracàs", per André Glucksmann

El filòsof francès André Glucksmann defensa en aquest article aparegut a El País el fracàs que suposaria la limitació de les pràctiques religioses islàmiques a França, com planteja el Govern Sarkozy (al que ell, per cert, dóna suport). "Vetar los lugares abiertos y cerrados a la segunda religión de Francia es comportarse como bomberos pirómanos", diu. 

També alerta de la singularitat europea en matèria religiosa. "Una excepción planetaria: en el viejo continente, todas las religiones son minoritarias en la práctica, y van a seguir siéndolo. Juan Pablo II observó, lúcido y desolado, que "los europeos viven como si Dios no existiera". Su sucesor lo confirma y culpa al "relativismo" que domina la ciudad y el campo. Aunque se la considera una nueva barbarie, la tolerancia impera. Acepta todas las religiones e "irreligiones", sin dar preferencia a ninguna. Aunque desagrade a los defensores de una fe pura y dura, los europeos, en una inmensa mayoría, repudian la guerra de religiones y los proselitismos agresivos. ¿Incluso los musulmanes? En nuestros países, sí."

I conclou amb una crída a la consciència política. "Si la política se dedica a demonizar las caravanas y las mezquitas, si la derecha republicana se deja atropellar por las obsesiones de la ultraderecha, si la izquierda democrática espera sacar las castañas del fuego sin salir de su coma intelectual, pobre Francia y pobre Europa. Vuestro destino se decidirá entre Pekín, Moscú y Washington, e incluso en Teherán y La Meca."