El cardenal de Viena reconoce la responsabilidad de la Iglesia Católica en los casos de abuso