Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

El notari Juan José López Burniol reflexionava dissabte passta a La Vanguardia sobre el film "London river", que s'ha estrenat darrerament (vegeu tráiler, a sota) i que també en parlà Jordi López camps aquest estiu [vegeu aquí] qualificant-la de "pel·lícula religiosa".

"El 7 de julio del 2005 se perpetraron en Londres sendos atentados islamistas, en el metro y en un autobús, que provocaron una carnicería. Sobre las consecuencias de este suceso en la vida de dos personas muy distintas, Rachid Bouchareb –francés de origen argelino– ha construido una discreta película, en la que narra la búsqueda de sus respectivos hijos –desaparecidos el día de la tragedia– por parte de los dos protagonistas: Elisabeth –una campesina inglesa y viuda, que vive en una isla del Canal– y Ousmane –un musulmán que vive y trabaja en Francia como guardabosques desde hace muchos años–", comença.

L'articulista reflexiona a continuació sobre el contrast entre la societat individualitzada que genera l'ideal il·lustrat i que s'exempilifica en part de la vida de les nostres ciutats, front als processos de vinculació tant socials com religiosos i polítics que serveixen per posar en marxa mecanismes tant de solidaritat com de fortalesa interior, ja que "cuando la autonomía del individuo se lleva al extremo, se autodestruye, ya que conlleva la negación del otro, lo que equivale en el fondo a la autonegación", afirma.