Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Me parece patético que haya personas que se digan cristianas y que además dirijan blog que llevan el sello de cristianos y/o católico y que se dediquen a seguir la pista de los políticos para ver si van a comulgar o no; para ver si les dan la comunión o no. Esos tales, amigos de carnaza, buscadores de escándalos y provocadores de los mismos, son a los que Jesús se refería como hipócritas, razas de víboras y sepulcros blanqueados.
 
Cuando pretendían apedrear a la mujer, uno a no se fueron retirando, aquí no pasa lo mismo, uno a uno tiran cascotes inmisericordes.
 
Ni Jesús se erigió en juez, y ellos lo hacen. Siento vergüenza ajena de esos hipócritas, pero sobre todo de cómo se dedican a separar, según sus cortas y mezquinas miras, el trigo y la cizaña.
 
Más les valdría dejar de escandalizar con sus amenazas, o bien, como les sugirió Jesús, atarse una rueda de molino al cuello, y ya saben lo que sigue.
 
Que el Dios de la vida, manifestado en Jesús, nos haga a todos más humanos y más sensibles a la Buena Noticia de la Salvación que él vino a traer para TODOS, y no para unos pocos que se creen los amos el Reino de los cielos, pero no llegan ni a porteros de sus propias casas.
 
Esos tales, están felices en estos días, porque tienen titulares, arropando a los que son de los suyos” y condenado a los del otro bando. Como si eso fuera legítimo entre los seguidores de Jesús. Ni de Pablo ni de Apolo: de Cristo, o no son cristianos.
 
Y por favor, que con el tema del nombramiento del obispo de San Sebastián, que dejen de hacer leña, y que dejen de una vez que los que están allí, sacerdotes y pueblo de Dios, resuelvan lo que han de resolver con quien será su obispo. Los demás, los de afuera, en esto, estorban, ¡también los que son más papistas que el papa y que exigen desde un Portal que “El papa apoye a Munilla”!