Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Gloria Barrete -CR / Vic) Si con quince años le hubiéramos preguntado a Mathew Vattamattam qué quería ser en un futuro su respuesta hubiera sido 'médico', pero cuatro años más tarde en Kerala, en la India, hacía su profesión religiosa como claretiano. Desde de su profesión en la India han pasado unas décadas y ahora nos encontramos preguntándole por su proceso vocacional al que es Superior General de los Claretianos desde septiembre de 2015 .

El escenario elegido para la conversación es la Casa de Espiritualidad de Vic . Vattamattam se ha pasado una semana dando formación a formadores de todo el mundo que durante dos meses participan de un curso profundiza sobre el carisma. Cuando llegamos el padre Vattamattam está dando clase. Con las mangas de la camisa remangadas explica cuáles son los fundamentos de la espiritualidad claretiana. Se le ve contento, relajado y atento y enseguida nos acoge y nos presenta ante todo el grupo.

Bajamos a la cripta de la iglesia donde se encuentra la tumba de San Antoni María Claret y se detiene unos instantes para orar ante el fundador. "Venir a Vic es beber de la fuente", nos cuenta, "un lugar con mucha fuerza y ​​donde empezó todo". Antes de comenzar la conversación entra dentro de la capilla y nos saca una silla, "quieres que te ayude con el trípode? Necesitan agua o algo?", Todo un Superior General al servicio de los periodistas, y empezamos la conversación.