Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) El arzobispo emérito de Barcelona, el cardenal Lluís Martínez Sistach, ha reiterado una vez más que "el problema de las relaciones entre Cataluña y España es un problema político y ha de solucionarse políticamente". Así lo afirma este domingo en un texto en su perfil personal de Twitter después de que este sábado el Tribunal Constitucional se pronunciara sobre la investidura del presidente de la Generalitat. Martínez Sistach añade que una solución política "pide siempre diálogo". 

El que fuera arzobispo de Barcelona durante más de una década, ya se expresó en un sentido similar el 9 de enero. Después de las elecciones catalanas decía en Twitter que "el diálogo con el gobierno central continua siendo tan necesario como lo era antes de las elecciones" y ya argumentava que "el problema es político y ha resolverse en este ámbito de la política". Aunque no hace alusión directa a la situación catalana, el cardenal también remarcaba esta semana que "hay un principio de derecho que dice: 'favores sunt amplianda': las leyes que regulan los derechos de las personas han de interpretarse ampliamente".

Martínez Sistach aterriza con estos pronunciamientos en la realidad política catalana junto con las palabras a favor de la "cohesión social" y "la concordia" que ha hecho el actual arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, y de la demanda de diálogo del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede.

Tras su jubilación como arzobispo a finales de 2015, Sistach en otros momentos también ha sido explícito en este tema. En el libro de memorias que publicó el año pasado explica que "la cuestión de fondo es si se acepta o no que Cataluña es una nación, dado que una nación, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, tiene unos derechos y unos deberes que debe poder ejercer" y que "la decisión corresponde a los ciudadanos, que deben tomarla con lucidez y prudencia".

También en 2012 el arzobispo Sistach se pronunció claramente a través del Twitter a favor de la inmersión lingüística durante una las retiradas polémicas sobre el modelo escolar de Cataluña.