Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) El 23 de agosto el obispo de Solsona, Xavier Novell, hacía pública a través de un comunicado su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis por motivos "estrictamente personales". Este domingo varios medios digitales publicaban que Novell "ha colgado los hábitos" porque se ha enamorado de una mujer. Un elemento clave en este caso es la proyección pública que ha tenido Novell. Este lunes, el obispo ha añadido que "la corroboración, o no, de estas informaciones pertenece a su estricto ámbito personal".

En este escenario tratamos de aclarar qué significa colgar los hábitos. ¿Cuál es el proceso para hacerlo? ¿El obispo que renuncia deja el territorio o deja de ser obispo? ¿Se puede dejar de ser obispo? ¿Renuncia porque no puede ser obispo o porque ya no puede acompañar una comunidad cristiana?

Colgar los hábitos, dicho de otro modo, abandonar la vida religiosa. Por extensión y popularmente, secularizarse. Un proceso que no se da tanto como parece ni de un día para otro. Cuando se produce, habría que presuponer que se hace con un cierto acompañamiento, con un seguimiento. En el caso de la vida religiosa, por ejemplo, hay un consejo no escrito: que los años que uno o una tarda en pensar en salir deberían ser los mismos años que uno se pensó en entrar a ser religioso o religiosa. También recomiendan un año de acompañamiento espiritual para discernir una decisión como esta.

Una instancia en el Vaticano

Una vez tomada esta decisión, el proceso ordinario para "colgar los hábitos" comienza con la redacción de una carta a Roma pidiendo la secularización. El Papa puede conceder una suspensión del ministerio porque no se deja nunca de ser cura u obispo. 

En el caso de los curas, también puede pedir la suspensión del ministerio un obispo para un presbítero. Alguien que haya desaparecido y que de golpe se sabe que tiene pareja, por ejemplo. En estos casos este proceso lo hace nunciatura.

En el caso de los obispos, la comunicación para pedir secularizarse se hace por carta, directamente al Papa. La Santa Sede pide entonces un contraste que lo que manifiesta por escrito está fundamentado para evitar que no haya ninguna coacción y sea una decisión libre. Se trata de evitar lo de "mira, me han obligado a escribir esta carta". Es en este momento cuando la institución, el obispado en este caso, puede suspender el sueldo y la responsabilidad de oficio, directamente.

Ahora, una cosa es pedir la suspensión del ministerio y otra cosa es pedir el levantamiento del celibato. Son dos cosas diferentes. Si la decisión viene motivada por una relación afectiva, y si uno tiene la intención de casarse por la Iglesia, se hace esta petición. Normalmente, si se da la primera, se da también la segunda. Se considera, sin embargo, un acto de gracia que hace el Papa, que suspende el ministerio porque se lo piden.

En el caso de Novell, no ha trascendido el contenido de la instancia, ni consta que el papa le haya dispensado del celibato, pero es de suponer que no tardará en hacerlo.

El "carácter imborrable" de la ordenación

Colgar los hábitos, sin embargo, no conlleva dejar de ser cura o dejar de ser obispo. Un cura no lo deja de ser nunca, al igual que ocurre con un obispo. La ordenación sacerdotal o episcopal es un sacramento, como el bautismo o el matrimonio: no es un cargo ni se puede deshacer. En derecho canónico se habla del "carácter imborrable con el que son marcados" en el caso de recibir el sacramento del orden.

¿Qué quiere decir que el Papa haya aceptado la renuncia de Novell? En este caso, significa que la Iglesia deja de darle la potestad del ejercicio público del ministerio y la persona deja de ejercerlo.