Pasar al contenido principal
Catalunya Religió
Santi Martínez sardana Lestonnac
Foto: Santi Martínez amb Montserrat Massó, religiosa de la Companyia de Maria, i Lluís Jordana, director de l'escola
Galeria d'imatges

Víctor Rodríguez -CR Tiene dieciocho años recién cumplidos y hace pocas semanas que ha estrenado su segunda sardana. Santi Martínez Herrero (Barcelona, ​​2006) es alumno de 2º de bachillerato de la escuela Lestonnac de Barcelona, ​​fundada en 1650 por la Compañía de Maria. Una vez hecha la selectividad y a punto de dejar el centro en el que ha cursado todos los estudios desde P3, Santi Martínez ha escrito una sardana dedicada a su escuela para expresar los sentimientos hacia una comunidad educativa que pronto dejará para ir a la Universidad.

Cautivado por 'Eulalia'

En las fiestas de invierno de la Ciudad, Santi coincidió con el baile de sardanas que cada año tiene lugar el domingo de la fiesta de Santa Eulalia. Un baile que cuenta con la participación de dos coplas que tocan a conjunto la sardana 'Eulàlia', una pieza bien emblemática escrita en 1925 por el sacerdote y compositor Àngel Obiols (Sarrià 1888 - Barcelona 1973). La dedicó a la mártir y patrona barcelonesa que, según la tradición, era hija de Sarrià.

"Oír el canto de tenora de esta sardana me cautivó y desde ese momento decidí que quería escribir una sardana", explica Santi Martínez, que también es un buen conocedor de la cultura popular, ya que forma parte de los Gigantes del Pi. También toca y estudia el violín. La música y la cultura popular son las dos pasiones que gracias a la sardana ha podido unir.

'Buscando sueños', primera sardana y premiada

"Escribir mi primera sardana ha estado en sí mi trabajo de investigación", explica Martínez. Compuesta en verano de 2023, la sardana lleva un título bien explícito y es una alegoría en su trabajo de investigación. 'Recercant sueños' es el resultado final de un trabajo que ha durado meses y que ha constado en entender y aprender el arte compositivo que comporta escribir una sardana para copla, la instrumentación, armonía y la técnica y conocimientos que hay que tener para escribir bien una sardana.

Una vez terminada, se estrenó en público en un baile en el Pla de la Catedral el pasado 12 de noviembre. Desde entonces, la sardana se ha ido interpretando y ha tenido muy buena acogida entre los sardanistas. "Que gustara tanto hizo que me decidiera a presentarla en el concurso La Sardana del Año". En este concurso, organizado por SomSardana, participan buena parte de los compositores que han estrenado sardanas el año anterior, un jurado selecciona una cuarentena y sólo ocho llegan a la gran final.

Ésta fue la sorpresa de Santi, cuando vio que su sardana era seleccionada, superaba eliminatorias y llegó a la gala final que se celebró en Tarragona el pasado 25 de mayo en un concierto con más de 400 personas. 'Recercant sueños' gustó tanto al público que recibió el accésit del Premio Popular, quedando en segunda posición. Un reconocimiento que Santi Martínez no esperaba por ser su primera sardana.

Lestonnac en sardana

Ya casi con un pie fuera del centro donde ha cursado todos sus estudios, creyó que debía dedicar una sardana a la escuela de su vida y de la que también su madre es maestra de música. "Durante la Navidad del año pasado me dediqué a escribir esta sardana, que es muy nostálgica porque la dedico a una escuela que pronto dejaré", explica.

Una vez hecha la sardana, era necesario estrenarla. El sábado 11 de mayo, en el marco del Aplec de la Sardana de Gràcia, la copla Mediterránea la preestrenó en público. Al cabo de 4 días, el 15 de mayo, la misma copla actuaba en la escuela en el marco de la fiesta de Santa Joana de Lestonnac. 'Aquel día cada curso baila una danza tradicional y los alumnos de 4º fueron los que bailaron el estreno de la sardana en la escuela'. Era la primera vez que una copla actuaba en la escuela y más, estrenando una sardana de un alumno del centro que la dedicaba a la escuela.

Ahora, con cerca de cuatrocientos años de historia, la escuela Lestonnac de Barcelona ya tiene una sardana propia y Santi Martínez, que actualmente estudia tenora con el compositor y músico Lluís Alcalà, ya piensa en nuevas sardanas y sigue su camino musical que empezó entre las paredes de esta escuela que las monjas de la Compañía de María regentan en nuestra ciudad. Santi nos deja un mensaje bien claro: "Que cada uno busque sus sueños, que tarde o temprano, llegan".

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.