Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri –CR) Poder saltarse la mediación de los medios de comunicación y sentir directamente la proximidad con el Papa Francisco. Esto es lo que se proponen los nuevos responsables de comunicación de la Santa Sede. Desde el mes de junio el cura e ingeniero Lucio Ruiz es el secretario de la nueva Secretaría para la Comunicación. El dicasterio, presidido por Dario E. Viganò, agrupa todos los organismo de comunicación del Vaticano.

Ruiz destaca como a través de los comentarios "en las redes sociales la gente establece un canal directo con el Papa". Respuestas que sorprenden porque la gente se expresa "como si fuera un llamada telefónica del Papa"; y se preguntan "cómo puede ser que se escriban cosas tan profundas sobre la propia vida ante miles de personas".

Una de las tareas de Lucio Ruiz es mantener informado al papa de lo que la gente pide en Twitter o en Instagram, con un resumen de los miles de mensajes que llegan cada día. Obviamente el Papa no puede contestar a todos, pero asegura que "cuando la gente pide oraciones, Francisco reza por la gente". Esto es también lo que quiso mostrar este domingo con un mensaje de Francisco dirigido directamente a quienes le escriben: "La relación que se establece con el Papa en las redes sociales no es una relación ficticia".

En esta entrevista Ruiz también reconoce que las reformas en la comunicación de la Santa Sede aún deben avanzar más y que "como institución de comunicación no conseguimos dar todo lo que tenemos que dar". Lo que quieren conseguir es que "quien no podrá ir nunca a la plaza de San Pedro pueda vivir y sentir lo que sentiría si pudiese ir". Un reto que exige recursos, tanto económicos como humanos. Pero un esfuerzo que hay que hacer porque "la comunicación es la esencia de la Iglesia".

Lucio Ruiz estuvo en Barcelona la semana pasada invitado por la Fundació Joan Maragall y la Facultat de Comunicació i Relacions Internacionals Blanquerna.