Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

Vídeos

Galería de imágenes

(Jordi Llisterri –CR/Roma) "Todavía estoy reflexionando". Esta es la respuesta que ha dado el papa Francisco a los obispos catalanes con una sonrisa cuando le plantearon abiertamente la posibilidad de una visita a Manresa. Tras el encuentro con el papa, que ha culminado la visita Ad Limina de los obispos de Cataluña, la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares, el cardenal Juan José Omella ha explicado que había salido el tema de una posible visita a Manresa y a Santiago. Según Omella, el papa "tiene mucho interés" y "hemos insistido en que nos encantaría que viniera tanto a Santiago como a Manresa, como año Jubilar Ignaciano y como jesuita".  

Este es uno de los temas que se ha hecho presente en la reunión de este viernes por la mañana con el papa Francisco, que no cierra la puerta a una visita a Manresa. Sin embargo, Omella ha destacado el interés de Francisco por los viajes a las periferias de la Iglesia y las dificultades por la situación sanitaria mundial.

Tras la reunión con el papa, los tres arzobispos de las provincias eclesiásticas de visita Ad Limina han dado una rueda de prensa con los corresponsales en Roma: el cardenal Omella, el arzobispo Joan Planellas y el cardenal Antonio Cañizares. El tema que ha marcado la rueda de prensa ha sido la respuesta de la Iglesia española frente a los abusos a menores. Los obispos explicaron que el tema se había tratado abiertamente tanto en la reunión con el Papa como con la Congregación para la Doctrina de la Fe que afronta estos casos. Pero, en la reunión con el papa Francisco no ha sido el tema determinante. De hecho, toda la larga reunión ha sido una conversación muy diversa, en la que han podido intervenir todos los obispos. Y se ha desarrollado de una forma muy informal y afrontando los temas de forma dispersa y genérica.

 

Curar las heridas de la polarización política en Cataluña

El arzobispo de Tarragona y presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense, Joan Planellas, ha explicado que también se había planteado "brevemente" la situación política catalana y de forma muy general. Un tema que estuvo mucho más presente en la visita Ad Limina de 2014 cuando el papa se reunió sólo con los obispos catalanes.

Planellas ha explicado que "nosotros, como Iglesia, tenemos como deber fundamental hacer presente el Evangelio en nuestras diócesis, en nuestra sociedad, y debemos evitar toda ideología que pueda comportar una polarización". En la conversación se ha planteado que en Cataluña "la polarización política en estos momentos está ahí y que de alguna manera debemos curar estas heridas, ayudar a curar estas heridas. Esto es lo que se ha hablado".

La impresión que han sacado los obispos cuando se ha tocado el tema de Cataluña es que el papa está perfectamente situado en la realidad del país. Y que comparte este planteamiento del episcopado. En la reunión, según Omella, en los temas políticos "no se ha descendido al nivel concreto de Cataluña o Valencia: sólo han salido los temas del partidismo o polarización, y que la política sea un verdadero servicio al pueblo".

Omella ha ratificado la explicación de Planellas y ha añadido la acogida a la inmigración como otro de los temas de la agenda de los obispados catalanes que interesan a la Santa Sede. También que el papa tenía bien presente su intervención en la bendición de la Torre de María de la Basílica de la Sagrada Familia. Que en la reunión se ha hablado como un modelo para "dar luz en un momento de tinieblas" y de la Basílica de la Sagrada Familia "como signo de diálogo, fe y cultura, del arte y la fe".

Sin más concreciones, Planellas también ha destacado que durante la reunión en la Congregación para los Obispos se ha explicado el trabajo conjunto de las diócesis con sede en Cataluña que se remonta al año 1969: "Esto se ha visto bien, porque existen temas que pueden ser propios o concretos de la situación de aquí".

Preguntado por la situación del obispo Xavier Novell, Omella también ha explicado que el tema ha salido brevemente en la conversación, pero sólo para expresar "el deseo de seguir sirviendo a la comunidad de Solsona y de respetar a la persona, nuestro hermano Xavier Novell".

 

Respuesta a los abusos: "A la Santa Sede le parece bien"

La respuesta a los casos de abusos a menores y la posibilidad de abrir una investigación general en todo el Estado se ha planteado en varias preguntas en la rueda de prensa. Omella ha remarcado "el dolor que todos sentimos por estos hechos" y que "cada diócesis tiene una comisión para recoger las denuncias, acompañar a las víctimas y trabajar para que no se vuelva a repetir".

El presidente de la Conferencia Episcopal Española ha insistido en que todos los casos que recientemente ha publicado el diario El País se han trasladado a las diócesis o instituciones implicadas y que se está dando respuesta: "Lo hemos compartido con la Congregación de la Doctrina de la Fe y con el papa" y "a la Santa Sede le parece bien". También ha dicho que sería bueno que "todas las instituciones hagan este camino para evitar esta lacra y mal de la sociedad", sin valorar si haría falta una iniciativa conjunta de investigación en España.

En este momento de la rueda de prensa intervino el cardenal Cañizares para cuestionar las denuncias que recoge El País, y se envolvió en una discusión con el corresponsal del diario sobre su veracidad. Una situación que ha tenido que templar Omella, reconociendo que "el diario ha hecho un servicio y ahora debe completarse". Sin quererlo, la situación ha puesto de manifiesto la diversidad de criterios entre el episcopado español a la hora de afrontar públicamente las denuncias por abusos a menores.

De hecho, durante toda la rueda de prensa, el cardenal Cañizares ha estado comentando las intervenciones conciliadoras de Omella y Planellas. Por ejemplo, poniendo sobre la mesa la oposición a la "ideología de género", la falta de libertad en España, o la posible beatificación de Isabel la Católica como una muestra del protagonismo que deben tener las mujeres en la Iglesia.

 

"Proximidad con nuestras iglesias"

En la rueda de prensa los obispos catalanes también han realizado un balance muy positivo de la visita Ad Limina. Planellas ha destacado que "en las visitas a los diversos dicasterios me ha sorprendido la gran proximidad por los temas y problemas de nuestras iglesias". Omella ha destacado la "sintonía con los dicasterios" y que ha sido una ocasión para "convivir más entre nosotros, las tres provincias eclesiásticas, y se ha reforzado nuestra relación".

El cardenal ha definido la reunión con el papa como un "diálogo de fraternidad" con "un hermano entre hermanos", además de remarcar "el buen humor del Papa en medio de las dificultades". Planellas se ha fijado en "un detalle aparentemente menor", que el papa "se refiere a él mismo como obispo de Roma" o que habla "de mis diocesanos". Incluso, como ejemplo de un tema pastoral les ha explicado lo que se hace concretamente en una parroquia de Roma, la diócesis del papa.