×

Mensaje de advertencia

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

(Jordi Llisterri-CR) El cardenal Juan José Omella ha presidido este sábado la celebración de la Jornada de la Vida Consagrada en la Catedral de Barcelona. En la homilía, ha dado "gracias a Dios por el tesoro de la Vida Consagrada" pero también ha hecho un inciso para pedir perdón "por quienes no han sido fieles". "Es verdad que hay personas que han empañado la belleza de la vida consagrada. Y pedimos perdón, también por los sacerdotes y los obispos, por todos los consagrados ", dijo en la Catedral.

El arzobispo de Barcelona ha destacado especialmente "cuánta santidad y cuánta entrega generosa hay en la Vida Consagrada". Y su "diversidad, donde todo es gracia", recordando especialmente la vida contemplativa y los misioneros.

Omella también ha suscrito la intervención inicial del presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña, Màxim Muñoz, sobre el lema de la Jornada de este año: "La Vida Consagrada, presencia del amor de Dios". Muñoz remarcó que debemos "tener muy claro que lo importante no es tanto la actividad que hacemos, sino sobre todo la palabra, el gesto, la sonrisa, el abrazo, la mirada que transmite el amor que el Padre tiene por cada persona ".

En la eucaristía se han reunido religiosos y religiosas de diversas congregaciones para celebrar la Jornada Mundial de la Vida Consagrada que se realiza cada año el día de la Candelaria. En la celebración se renuevan los públicamente los votos de los religiosos. En Cataluña se hacen estos días diversos encuentros diocesanos coincidiendo con la Jornada.