Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Jordi Llisterri-CR) "Me alegro mucho por la archidiócesis y por Cataluña". Así recibió este domingo por sorpresa Juan José Omella la elección del papa como cardenal. Este lunes, en una rueda de prensa para valorar el nombramiento de Francisco, Omella ha mostrado sobre todo buen humor y remarcó la sorpresa que ha representado para él: "No esperaba nada y no imaginaba que podría ser cardenal". Y menos aún sabiendo que la mirada del papa "está en las periferias".

Por Omella "el mensaje del papa es evidente: el Evangelio es universal y en el colegio cardenalicio no sólo debe estar representada Europa". Es una muestra contra "la confrontación de civilizaciones, religiones y culturas". De hecho, es el único de los cinco cardenales anunciados domingo pertenece a una diócesis tradicionalmente cardenalicia.

"Es la primera vez que me hacen cardenal", dijo bromeando y aseguró que hasta que se hizo público no sabía nada. Se enteró por una llamada del obispo de Pamplona que el domingo estaba en la plaza de San Pedro y sintió el anuncio del papa en directo. "Ya está bien la broma", fue la primera respuesta. La noticia la recibió por esta llamada mientras inauguraba un local de Cáritas en la Parroquia de la Virgen de los Desamparados en L'Hospitalet de Llobregat.

Varias sensibilidades en Cataluña

El arzobispo de Barcelona no quiso entrar las valoraciones políticas que se han hecho de su elección. "Los eclesiásticos no hacemos política, sino que hacemos una lectura desde la fe". Sobre los equilibrios dentro del episcopado español ha admitido que hay una "confianza" del papa en el arzobispo de Barcelona y en el de Madrid, Carlos Osoro, "pero eso no quiere decir que nosotros seamos los únicos que tenemos que trabajar" .
En el agitado panorama catalán, se ha remitido al comunicado de los obispos catalanes de la semana pasada. Y remarcó que los obispos "sabemos muy bien que el pueblo de Cataluña hay varias sensibilidades y opiniones. Las respetamos todas y queremos trabajar para vivir en comunión, sin confrontación, y piden este diálogo necesario. Si no escuchamos unos y otros no podemos hacer un trabajo por el bien común ". Omella ha insistido en que este es su mensaje y "lo que siempre digo, sea al papa, sea a un presidente, sea a un periodista, que hay que trabajar por el bien común, el diálogo y la no confrontación".

A la espera en Barcelona

La elección de Omella como cardenal en Barcelona llega en un momento en el que la expectativa era el nombramiento de obispos auxiliares y una solución definitiva a la doble responsabilidad del obispo Sebastià Taltavull entre Mallorca y Barcelona. Ya hace unos meses que Omella dice que hay que encontrar una solución. "Lo he pedido muchas veces, estamos a la expectativa", dijo este lunes.
Omella remarcó que el tema no depende de él y explicó que mientras tanto tiene abierta una consulta entre el clero de la diócesis para que le hagan "propuestas de reestructuración de la diócesis y de candidatos a los cargos". Una consulta que abrió la semana pasada y que espera respuesta hasta el 15 de junio. El arzobispo de Barcelona ha remarcado que no es una elección sino "una consulta abierta, pero la tendré muy en cuenta".

La creación como cardenal será efectiva el miércoles 28 de junio en Roma en la ceremonia que presidirá el Papa en el Vaticano. Como es habitual se desplazará una representación diocesana y del resto del episcopado catalán. Se espera también las principales autoridades del país, pero desde el arzobispado explica que apenas hoy se empiezan a perfilar los detalles de esta ceremonia.