Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) Sorpresa mayúscula dominical. Juan José Omella será cardenal. Una vez finalizado el Regina Coeli, el Papa Francisco anunció este domingo un nuevo consistorio que celebrará el próximo 28 de junio para el nombramiento de cinco nuevos cardenales, entre ellos el arzobispo de Barcelona, ​​Joan Josep Omella:

«Deseo anunciar que el próximo Miércoles 28 de junio celebraré un consistorio para nombrar cinco nuevos cardenales: su procedencia de diversas partes del mundo manifiesta la catolicidad de la Iglesia difundida en toda la tierra y la asignación de un título o diaconía de una parroquia testimonia la pertenencia de la diócesis de Roma, que preside »

Además de Omella, los nuevos cardenales serán el arzobispo de Bamako, en Mali, Jean Zerbo; el obispo de Estocolmo, Anders Arborelius; el vicario apostólico de Pakse, en Laos, Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, y el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chavez. Todos ellos son menores de 80 años y por lo tanto pueden ser electores en caso de la celebración de un cónclave. De esta elección, de sólo cinco cardenales, se destaca la vertiente universal, pastoral, social y periférica de los escogidos. Entre ellos incluso un obispo auxiliar, hecho hasta ahora inaudito, al tiempo que el arzobispo de su diócesis de San Salvador no es cardenal.

Sorpresa en el caso de Omella porque, aunque era una posibilidad, no se esperaba tan rápido este nomenamiento del papa. Es conocida la confianza que tiene el papa Francisco con el arzobispo Omella desde que aún no hace dos años lo nombró arzobispo de Barcelona procedente de Logroño.

Barcelona se mantiene en el Cónclave

Pero los últimos nombramientos del papa no han mantenido necesariamente las sedes cardenalicio tradicionales europeas, como es el caso de Barcelona. Tampoco es habitual que una diócesis cuente con dos cardenales, como ocurrirá ahora con Omella y con el cardenal emérito Lluís Martínez Sistach. De hecho, no ha pasado ni un mes desde que el cardenal Sistach cumplió los 80 años, el pasado 29 de abril, y se perdió la posibilidad de que Barcelona estuviera representada en el próximo cónclave.

Ahora, con 71 años, Omella se convierte en un hombre clave de la Iglesia en Cataluña y su asesoramiento al papa marcará la línea episcopal durante la próxima década. Desde una perspectiva española está llamado a formar un tándem con el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, también elegido por Francisco y también elegido cardenal hace pocos meses.

De hecho, la novedad que se esperaba primero era el nombramiento de algunos obispos auxiliares en Barcelona como muestra de apoyo a Omella y para consolidar su actuación. De repente, ha llegado el nombramiento cardenalicio, que es una decisión muy personal del papa Francisco.

De la Franja en Cataluña

Juan José Omella nació el 21 de abril de 1946 en la población de Queretes, situada en la Franja dentro de la provincia de Terol y archidiócesis de Zaragoza. De hecho, cuando nació su parroquia aún formaba parte del obispado de Tortosa y el catalán es su lengua materna aunque no hubiera tenido ninguna vinculación con la Iglesia catalana hasta su llegada a Barcelona.

Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jerusalén. Fue ordenado sacerdote diocesano de Zaragoza en 1970 y estuvo en varias parroquias y un año de misionero en Zaire.

Entre 1990 y 1996 fue vicario episcopal durante el mandato de Elías Yanes y en 1996 fue nombrado obispo auxiliar de Zaragoza. En 1999 fue nombrado obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón y en 2004 obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño.

Omella comenzó a ser visto como un obispo destacado del episcopado español cuando también por sorpresa en noviembre de 2014 Francisco lo nombró miembro de la Congregación para los obispos. Es uno de los organismos del Vaticano más relevantes que gestiona, entre otros temas, los nombramientos de los obispos de todo el mundo. Un año después se hizo pública su llegada a Barcelona para relevar al cardenal Martínez Sistach.

En la Conferencia Episcopal Española ha sido presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social. En la última plenaria fue elegido miembro de Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española.