Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(CR) "Miramos hoy a María y puede que ella nos lleve a servir a la liberación de los cautivos. El secreto sigue siendo el vínculo entre la Virgen y la libertad. Esta es la clave que nos hace entender la fiesta de hoy, mirando la realidad de nuestra ciudad y nuestro entorno social y eclesial". Esta es la petición que ha hecho el obispo de Sant Feliu, Agustí Cortés, en la homilía de la misa de la Mercè.

Cortés, que ha presidido la celebración en necesaria ausencia del cardenal arzobispo de Barcelona, Joan-Josep Omella, ha aprovechado la celebración de la festividad de la patrona de Barcelona para recordar el sentido de la festividad de hoy. "Nos encontramos con una tradición que se ha mantenido viva desde el siglo XIII", reconoció el obispo, "¿podemos vivir lo que vivían nuestros antepasados hace siglos?", se ha cuestionado.

El obispo de Sant Feliu ha explicado la vinculación con la Virgen de la Merced y San Pedro Nolasco. "Como sabemos, todo comenzó en aquella experiencia extraordinaria que vivió San Pedro Nolasco en 1203. Profundamente impresionado por la visión de los cautivos, su estado y su futuro, se había comprometido radicalmente en la tarea de redimirlos". Pedro Nolasco, recordó Cortés, "miraba a María". Una madre de Dios, explica Cortés que era una mujer libre, que libera. "La mujer, esposa y madre, que ha recibido el gran don de la libertad de los redimidos y que a la vez coopera en la liberación de la humanidad".

Cortés, sin embargo, afirma que hoy la ciudadanía de Barcelona "es evidentemente plural". A pesar de la evidente secularización actual, el obispo se ha preguntado si la figura de la Virgen de la Merced no podría seguir siendo "referente de libertad que lleva al servicio generoso hacia todo tipo de cautivos entre nosotros". Una figura, la de la Virgen de la Merced, que, habiendo acogido amor liberador, "se ligó con vínculos de amor para servir a los cautivos de la humanidad". "La celebración de hoy nos debe recordar que la verdadera libertad acaba vinculándonos por amor", afirmó Cortés.