Pasar al contenido principal
Por Lluís Serra Llansana . Lun, 16/05/2022 - 10:35
En Gerasa

Graciela Speranza, autora argentina, ha publicado recientemente el libro Lo que no vemos, lo que el arte ve. El título es sugerente. El arte da visibilidad a realidades invisibles. Los significados que, a menudo, se escapan de nuestra conciencia quedan plasmados en las obras de los artistas. La pintura juega con las luces y las sombras, con las líneas y los colores. Los ojos que contemplan un cuadro se nutren, a través de la belleza de la obra pictórica, con los retazos de infinito. Cada cuadro es una ventana abierta al más allá y, a la vez, una invitación a entrar dentro de sí mismo, en estancias a menudo inexploradas. La emoción queda impactada. El silencio de los colores genera sensaciones a granel y despierta la conciencia del observador.

En la sala 051A del Museo del Prado está dedicada a la pintura gótica. Una de sus obras más importantes es San Miguel Arcángel del Maestro de Zafra, realizada con técnica mixta sobre tabla pasada a lienzo, fechada entre el 1495 – 1500. Figura la lucha entre el bien y el mal, entre los ángeles y los demonios, entre San Miquel Arcángel contra Satanás. Una lucha apocalíptica. También aparecen pequeños ángeles en la parte superior y más abajo pequeños demonios, seres híbridos vestidos de mil formas distintas y grotescas. Los ángeles que caen se convierten en monstruos. El miedo que generan se caricaturiza en unos rostros no exentos de fantasía y de humor. La tensión se traduce en risotada. Los artistas gozan de libertad cuando los pintan porque no existe una definición canónica de su imagen. Esta capacidad de transformismo refleja el engaño, ya que el diablo se esconde detrás de mil disfraces. Jesús lo define de manera explícita: «No hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre de la mentira.» Hoy la mentira no utiliza disfraces medievales, sino recursos tecnológicos. Hoy se niega la existencia del diablo, pero la mentira se extiende por doquier. Falsedad y engaño. El amor y la libertad, en ausencia de la verdad, se convierten en pequeños monstruos, que malogran nuestra vida personal y social.

Grupos

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.