Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

Vídeo/s

Galeria d'imatges

(Laura Mor –CR) Hasta el 18 de mayo las diócesis con sede en Cataluña acogen la Cruz de Lampedusa. Hecha con la madera de las barcas hundidas en la costa de Lampedusa, representa el sufrimiento de toda la humanidad. Se trata de un proyecto de raíz espiritual y cultural promovido por la fundación italana Casa dello Spirito y delle Arti Onlus.

"En las barcas que llegan a Lampedusa hemos encontrado la Biblia, el Corán y otros libros de fe". Pertenencias de personas de orígenes y de identidades diferentes, que ya han muerto. Lo cuenta Graziella Cuccu, embajadora en España de la Fondazione Casa Dello Spirito y Delle Arti. "En Lampedusa llega toda la humanidad". Según Cuccu, "no llegan sólo los católicos; llegan los coptos, los musulmanes, los evangélicos". Y durante el viaje oran juntos: "Llegaban rezando, rezaban todos juntos, de todas las religiones".

Lo explica también el sello editorial Modadori –vinculado a la Fundación–, en el libro de Arnaldo Mondadori Bibbia y Corano en Lampedusa. Il lamento y la lode. Liturgie migrantes. Publicado en italiano, forma parte de la colección 'Orso Blu'. El mensaje de igualdad es muy claro: "Todos somos hermanos y todos sufrimos de la misma manera; en el momento del dolor uno no mira si el otro es musulmán, copto o cristiano; se ayudan unos a otros". La Fundación ha asumido el proyecto de Cruz de Lampedusa con el propósito extender esta fraternidad, también en el campo de las políticas de migración: "Con la Cruz de Lampedusa queremos abrir puertas allí donde se levantan muros".

El itinerario por Cataluña

Cuccu revuelve papeles y consulta la agenda. Todavía hay fechas que bailan en el recorrido que debe hacer la cruz. Son muchas las parroquias y entidades que la han solicitado para hacer vigílias de oración y vía crucis. Sólo en Barcelona, donde pasó a primeros de marzo, la Cruz de Lampedusa ha visitado la Sagrada Familia –con la presencia de 2 mil jóvenes–, el Cottolengo, la parroquia de Santa Inés, la cárcel Modelo y Wad-Ras, las hermanitas del Cordero, los comedores Madre Teresa de Calcuta, el Casal Loyola, Cáritas Diocesana y la Comunidad de Sant'Egidio.

En estos momentos y hasta el día 17 de marzo la Cruz de Lampedusa está en Girona; seguirá en Tarragona hasta el 26 de marzo, en Tortosa hasta el 9 de abril; en Vic los días 10 a 12; en Urgell del 13 al 16; se ha previsto que vuelva a Barcelona de momento a la Parroquia de la Virgen de la Medalla Milagrosa del 21 al 26 de abril; y la última etapa será en Calella, que cerrará esta peregrinación por Cataluña el día 18 de mayo.

"La Cruz de Lampedusa representa el sufrimiento de Dios y de toda la humanidad", dice Cuccu. Así considera que "no es una cruz sólo para los católicos". Desde la Fundación la encargaron al carpintero de esta isla, Franco Tuccio. Hace 2,80 metros de alto y 2,50 de largo y pesa cerca de 25 kilos. Ha sido la primera cruz de estas características y fue bendecida por el papa Francisco el 9 de abril de 2014.

"Portatela ovunque". "Llevarla a todas partes", pidió el pontífice a la entidad. En eso están.