Pasar al contenido principal
Por Eloi Aran Sala . Mié, 17/06/2015 - 13:12
En

En Cataluña siempre hemos tenido un ojo puesto en Francia y, en temas como la arquitectura religiosa, no deberíamos dejar de mirar a nuestros vecinos porque se están haciendo cosas muy interesantes, como es el caso de las intervenciones en patrimonio sacro de la arquitecto e ingeniero Jean-Marie Duthilleul (AREP), que ha diseñado tanto estaciones de tren como ha reformado el espacio litúrgico de varias catedrales. A mi modo de ver, Jean-Marie Duthilleul, más que en Calatrava, merecería formar parte del Pontificio Consejo de Cultura (noticia).

Jean-Marie Duthilleul no es nuevo en este blog. Hablé para presentar su primera intervención en una iglesia, la reforma interior de la iglesia neogótica de Saint Ignace de París (post aquí), la cual ya era tomada como referente por mis amigos jesuitas que habían hecho la licencia en teología el Centro Sèvres de París (especialmente en Marc Vilarassau, arquitecto, pero también en Llorenç Puig o Jaume Flaquer). Si bien es cierto que, grosso modo, los jesuitas no tienen mucha fama de ser buenos liturgistas, hay que reconocer que en este caso la Compañía de Jesús en Francia hizo gala de todo un estudio litúrgico-pastoral que ha sido imitado posteriormente en de otros lugares por su acierto en encontrar una manera de transformar un espacio lineal en asambleario. También hice referencia otras veces a raíz de su primera iglesia de planta nueva, San Françoise Molitor (post), que ha sido un referente en diversas publicaciones de arquitectura y también objeto de estudio de la tesis doctoral en teología de un Otro jesuita arquitecto, en Bert Daelemans, "Spiritus Loci. A Theological Method for Contemporary Church Architecture". En esta iglesia se resuelve simple y sabiamente la combinación de planta central y planta lineal con un estudio de la liturgia impecable (referencia escatológica, Santísimo orientado al Este, visualización de los elementos litúrgicos, "Actuosa participatio", recorrido sacramental, etc). Tanto la intervención en Saint Ignace como la nueva Saint Françoise han sido referente en las intervenciones que hemos ido desarrollando en el despacho T113, especialmente en la reforma de la iglesia de Santa Madrona (seleccionada por los premios FAD 2015).

Tras estas dos intervenciones, el equipo de Jean-Marie Duthilleul ha asumido varios encargos de reformas de espacio sacro, tanto conventual, parroquial, varias catedrales o, incluso, obras de carácter efímero como las JMJ de París'97 (ver enlaces relacionados). Estas últimas acciones no son tan innovadoras o revolucionarias como las dos anteriores, son más conservadoras, pero son impecables a nivel litúrgico. En estos casos se ha preservado la linealidad de las plantas basilicales donde se ha intervenido pero se ha reformado el presbiterio de cara a una actualización coherente con el Concilio Vaticano II. Generalmente se ha optado por adelantar el altar hacia los fieles, más o menos alineado con el ambón y la sede, a ambos lados, mientras que en el espacio posterior hasta el ábside se ha puesto el coro o la sillería para la concelebración. Las intervenciones se caracterizan por una gran austeridad y simplicidad en el mobiliario diseñado por el mismo despacho que no violenta sino que se integra en el espacio preexistente. En definitiva, se trata de un referente a tener muy en cuenta en futuras acciones en el interior de las iglesias que buscan una actualización litúrgica de sus espacios. Sorprendentemente, creo que es un autor poco conocido tanto en Cataluña como en el resto de la península y en diferentes ámbitos de debate sobre arquitectura religiosa.

Grupos

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.