Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Yo no soy una persona apropiada para tener una opinión sobre las canonizaciones que acabamos de vivir en el vaticano, pero de todos modos, yo, tengo mi pensamiento respecto ésto.

Dos papas han sido canonizados, de dos tendencias, de dos tipos de iglesia.

En primer lugar, el Papa Juan XXIII, el amado papa bueno que todos habíamos estimado, el que nos hizo crear una esperanza muy grande con el vaticano II. Todos estábamos esperando esta canonización.

En un momento determinado se ha acelerado mucho la canonización de Juan Pablo II, un hombre peregrino por todo el mundo, que tenía una imagen maravillosa, y que ha hecho muchas cosas buenas. (...)