Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Se han debatido recientemente los resultados del informe PISA , la evaluación comparativa internacional que no parece dar resultados demasiado favorables a los alumnos catalanes ni españoles. Decimos que lo parece ya que los resultados son sobre una muestra reducida de centros y que las diferencias entre medias son pequeñas, por lo que se pueden sacar pocas conclusiones, sin embargo esto nos llevaría a otro debate. Estos estudios hace años que se realizan, con resultados similares. Al Dr. Xavier Melgarejo, junto con su director de tesis Dr. Francesc Padró, hace unos años, cuando se disponía a realizar la tesis doctoral en nuestra facultad de Blanquerna, le llamó la atención que un país sobresaliera en estos resultados internacionales: Finlandia. La pregunta era: ¿qué tiene de especial Finlandia ? El caso era singular porque sobresalía en todos los indicadores, de forma muy evidente, incluso comparándolo con países vecinos, que pueden tener una cultura, clima, o sistema político semejantes. A estudiar qué pasaba le dedicó muchos años que culminaron en la tesis doctoral y que ahora ha recogido en el recientemente publicado libro " Gracias Finlandia ".
 
Pudimos asistir a la presentación del libro hace un tiempo, así como también a una conferencia del Dr. Melgarejo en el contexto de una reunión de decanos de facultades de educación de universidades españolas. En todas estas ocasiones, al igual que de la lectura del libro, se desprende que, a propósito del estudio del caso de éxito finlandés, el Dr. Melgarejo quiere trasladar una visión de la educación y unas propuestas para la mejora de nuestro sistema educativo. Algunos de los aspectos centrales de la visión del autor son :
 
Que es importante el consenso sobre la educación por parte del conjunto de la sociedad y las fuerzas políticas y sociales. La educación es un bien público de primera magnitud para una sociedad, ya que se trata de educar a las futuras generaciones. La educación no puede pues estar sometida a procesos de cambios legislativos constantes, muchas veces sin abordar un verdadero debate sobre los problemas que afectan a la escuela. Y es que la educación, al menos en el caso de Finlandia, explica Melgarejo, está en el centro de las preocupaciones de la sociedad. Nada es más importante para la sociedad finlandesa que la escuela. La formación de las personas del futuro, que serán los futuros ingenieros o artistas de aquella sociedad que, además de conocimientos, deben adquirir el sentido de ciudadanía ya desde la escuela.
 
Por eso todo está en consonancia con esta importancia. La comunidad cercana, los ayuntamientos, están implicados en lo que sucede en las escuelas. También las familias. La escuela no es, ni puede ser un agente aislado para la educación. Pero hay un aspecto crucial sobre el que el sistema finlandés descansa: la figura del/la maestra. Ser maestro es una profesión apreciada y querida por la comunidad, así muchos jóvenes aspiran a escoger esta profesión. De entre los aspirantes se realiza una selección, basada en los expedientes académicos, sí, pero también se buscan personas optimistas y equilibradas, que les guste trabajar con los niños y niñas, que tengan vocación para enseñar. Una vez seleccionados se les prepara con métodos que tienen bien contrastados, por una investigación educativa continuada que se realiza desde las facultades de educación. Es singular el tratamiento del tema del aprendizaje de la lectoescritura . Leer, para aquella sociedad de tradición Luterana, es la vía hacia la Salvación. Por eso hay una larga tradición de procesos de alfabetización de la población en las pequeñas, y a menudo dispersas , comunidades cristianas, y también una tradición de siglos de alfabetización de las mujeres. Sencillamente esta preocupación por la lectura ha continuado hasta hoy.
 
No explico más, remito a la lectura del libro. No todo es maravilloso en la sociedad y la escuela finlandesas, también hay problemas y cuestiones no resueltas. Sin embargo hay aspectos admirables de los que podemos aprender. Cuando ahora parece que toca copiar recetas, digamos que nos parece que sin todo el trasfondo, la tradición y la mentalidad que hay detrás, será complicado poder obtener los mismos resultados. El libro de Xavier Melgarejo nos ayuda también a esto, a propósito de Finlandia: a hacer un camino para poner la educación en el primer plano en importancia para una sociedad