×

Mensaje de advertencia

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Después de arrodillarse y rendir homenaje al Niño de María, magos de Oriente, "advertidos en sueños de que no volvieran a donde estaba Herodes, regresaron a su tierra por otro camino." (Mt 2,12)

"Advierten", del latín, significa "dirigir hacia...". La advertencia de no devolver por Herodes es una manera de proteger a Jesús de las malas intenciones del rey, no de proteger a los magos de Oriente.

El gobierno de Estados Unidos, por segundo año consecutivo, ha declarado "Advertencia" en la población de no viajar a Honduras. Es decir, si los ciudadanos viajan y els pasa algo, las compañías de seguros no se hacen cargo de nada.

La advertencia tiene como finalidad proteger a los ciudadanos de Estados Unidos, evidentemente, y con cierta razón debido a la inseguridad con la que vivimos en Honduras. Pero analizando el papel que hacen Estados Unidos respecto de Honduras podríamos considerar pertinente que el gobierno de Honduras hiciera advertencia a los hondureños de no viajar a Estados Unidos. ¿Por qué?

Pues porque el cúmulo de emigrantes que emprenden viaje hacia "el sueño americano" muchos no llegan, otros pierden sus bienes o quedan lisiados, o pierden la vida en el camino, sobre todo al pasar por México. Y para la mayoría de los que llegan lo pasan muy mal debido a la política migratoria de Estados Unidos.

También sería bueno que el gobierno de Honduras declarase advertencia a la clase política que, como demuestra la historia, ha sido capaz de encontrar refugio en el país que les ha facilitado los actos de corrupción por los que han vendido al vecino del norte nuestras riquezas "a precio de gallo muerto", según el dicho popular. Basta comprobar que la ayuda económicaca y militar de los Estados Unidos para luchar contra el narcotráfico tiene un trasfondo: reforzar su presencia militar estratégica en Honduras.

La Epifanía, manifestación de Jesús al mundo, fue un signo de que el Reino de Dios no debe tener fronteras. Hay que advertir al mundo que hoy se abren las fronteras para el comercio y se cierran para las personas, sobre todo si son pobres. Es necesario que los cristianos advirtamos al mundo de tantas incoherencias que nos llevan por caminos equivocados, sin salida.