Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Domingo 4º de Adviento. Ciclo A
Barcelona, ​​22 de diciembre de 2013

¿Qué dice la Leyenda de Navidad?
La Leyenda de Navidad dice muchas cosas.
Subrayaré sólo una: "Era de noche."
Aunque ninguno de los cuatro evangelios lo dice, siempre se ha pensado y se ha dicho que Jesús nació en el corazón de la noche, iluminada sólo por las estrellas. Suponiendo, eso sí, que esa noche el cielo no estuviera tapado por una espesa nube.
¿Cuál es nuestro panorama actual?
En el mundo es de noche y los hombres caminan entre tinieblas.
Creemos saberlo todo, pero muchos -por no decir la mayoría-, no ven lo esencial.

La Leyenda tiene razón. Si Dios nace en nosotros siempre será para iluminar nuestra ceguera y abrir nuestros ojos al dolor del hermano que sufre y que lo pasa terriblemente mal.
Era de noche y, en Belén, hacía mucho frío. Y también hace frío en el mundo actual
– nos falta el calor de la festiva amistad
– nos falta el corazón vivo del amor generoso, compasivo y ayudador.

El corazón de occidente se ha helado y ha quedado bloqueado por la frivolidad y el bienestar egoísta.
El corazón de occidente ya no es capaz de experimentar verdadera y eficazmente compasión por los que mueren de hambre, de soledad y desamor.
La Leyenda dice la desnuda verdad.
Si Dios nace en nosotros será para poner en el mundo el calor operativo de la solidaridad y del amor.

Solo hay una manera de acoger a Dios:
– abandonar nuestras presunciones y seguridades
– dejar de engañarnos
– no confiar en tantas palabras vacías que salen de nuestros labios
– tener el coraje de creer más en el amor operativo y en la compasión solidaria.

Podemos ser mejores.
En el mundo puede crecer la solidaridad activa y mancomunada.
Pero, eso sí, Dios sólo puede nacer allí donde se le deja entrar, y sólo se le deja entrar allí donde late el amor verdadero.

¿Es este nuestro caso?
¿Qué pruebas tenemos?
¿Pensáis que son convincentes?
¿A quién o a cuántos podríamos convencer?