Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Siempre me he preguntado cómo será el fin bienaventurada que se anuncia en la bendición conclusiva de la oración de Completas. A finales de esta oración el celebrante pide a Dios una noche tranquila y un fin Bienaventurado. Pienso en el final de la vida y la posibilidad de experimentar esta bienaventuranza. Los cristianos confesamos que al morir se abren las puertas a una vida vivida de forma diferente a la propia de los mortales. A esto le llamamos Vida Eterna. Ciertamente, no sabemos nada, o casi nada, de cómo será ese momento final y del paso a la nueva dimensión de la vida. No obstante, forma parte de nuestra tradiciónó que habrá un Juicio Final que servirá para discernir si esta promesa de Vida Eterna será de salvación o de condenación. Tampoco sabemos demasiado sobre como será este juicio, a pesar de las imágenes que la cultura popular ha creado a partir de las lecturas bíblicas.

¿Cómo será este Juicio Final? ¿Qué sentido tiene para el creyente hoy?. Para intentar arrojar luz sobre este tema, la editorial Fragmenta, con el acierto que nos tiene acostumbrados, ha publicado el libro Iremos todos al Paraíso de los autores Marie Balmary, psicoanalista, y Daniel Marguerat, teólogo. Los autores advierten que la idea de Juicio Final, con todo lo que lleva asociado, no está demasiado de moda. Sin embargo, afirman que puede ser la visión del Juicio Final ha transformado en nuevas figuras metafóricas que el imaginario colectivo ha hecho suyas. El temor medieval asociado a este juicio ha sido sustituido por nuevos miedos que también pueden aprisionar las conciencias de las personas.

El pensamiento moderno ha construido nuevas imágenes de este momento final que en ningún caso anulan la idea de que en el momento final las personas deberán pasar cuentas de lo que han hecho hacia los demás. ¿Hay que renunciar al concepto de una retribución de los actos de cada uno de nosotros?. Los autores del libro inician un diálogo epistolario que ilumina muchos de los aspectos que se encuentran detrás del Juicio Final. Sus puntos de vista son ricos y nos muestran cómo las personas podemos asumir con libertad nuestras responsabilidades sin estar prisioneros del miedo a un fuego devorador que dura toda la eternidad. Como se dice en la presentación "la audacia de este libro radica en hacernos descubrir una dimensión insospechada de las Escrituras bíblicas" cuando nos presentan lo que será el Juicio Final.