Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Sólo hace un año, el Presidente de la Generalidad gobernaba Cataluña con el apoyo implícito del PP. Aunque fue investido como Presidente de la Generalitat gracias al PSC, con la oposición del PP y ERC, CiU escogería prioritariamente el PP para aprobar presupuestos y otras iniciativas legales de gran relieve, caso, por ejemplo, de la reforma de las leyes audiovisuales.

Desde aquella manifestación, los acontecimientos se han sucedido de manera vertiginosa. Elecciones el pasado mes de noviembre, descenso de CiU y del PSC, crecimiento de ERC y Ciutadans, aparición de la CUP. Mas, nuevamenteente, Presidente. Esta vez, con ERC apoyándolo y marcando el camino del gobierno de la Generalidad. La alianza de CiU con ERC ha permitido marcar una agenda política en Cataluña, donde la cuestión nacional -derecho a decidir, independencia- se ha convertido en el eje esencial del país. Del Pacto Fiscal, a la independencia. De la moderación de los últimos treinta y cinco años de CiU, a una radicalidad hasta ahora desconocida. El PSC haciendo aguas por todas partes, incapaz de cambiar el nuevo eje impuesto, eje que lo rasga y lo divide. ERC, con un líder honesto y cercano, aumenta notablemente su capacidad de convocatoria gracias a la caída de CiU. Iniciativa continúa con su relato de los últimos años, preocupado por Teresa Forcades y Arcadi Oliveres y su "proceso constituyente". Ciudadans, a la expectativa, frotándose las manos y preparados para el asalto de las barriadas del cinturón de Barcelona para coger votantes del PSC y PP. El nuevo eje les beneficia mucho.

Y durante todo este año, hemos seguido con una crisis económica cada vez más intensa, con un paro insostenible y con casos de corrupción que afectan a todos los partidos, unos más que otros. Por otra parte, la situación del gobierno Rajoy parece insostenible después de los "papeles" de Bárcenas, y la moción de censura parece más cerca. Todo ello nos lleva a vivir el momento más difícil desde la transición democrática.

Y todo sólo desde hace un año...