Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

 

Vida Nueva publica esta semana la primera entrevista a Adolfo Nicolás como nuevo presidente de la Unión de Superiores Generales (USG). El prepósito general de la Compañía de Jesús, el español Adolfo Nicolás, protagoniza una de las escasas entrevistas que ha concedido desde que está al frente de la congregación religiosa más numerosa de la Iglesia. Acaba de ser nombrado presidente de la Unión de Superiores Generales (USG), en sustitución del ya arzobispo José Rodríguez Carballo.

Nicolás ha respondido a las preguntas de Darío Menor, corresponsal de Vida Nueva en Roma, en el marco de la asamblea semestral de la USG, recientemente celebrada en Roma, en la que ha participado también Juan Rubio, director del semanario de información religiosa.

 

Entre los asuntos abordados en las seis páginas de conversación está su relación con el papa Francisco: “No quiero darme mucha visibilidad, para que él cree su estilo y vaya por libre. No sería bueno ni adecuado que los jesuitas aprovecharan esta ocasión. Siempre digo que no ha cambiado nada: nosotros seguimos sirviendo a la Iglesia y nuestra relación con el Papa es de obediencia”.

Nicolás también reflexiona sobre el lugar de la Compañía de Jesús en la sociedad y en la Iglesia, el descenso de las vocaciones a la Vida Religiosa, la intercongregacionalidad, el ecumenismo y la relación con los no creyentes, o el futuro del cristianismo: “Imagino una Iglesia en la que se va a profundizar en lo carismático. Lo carismático es algo de minorías. Pero al mismo tiempo, también una Iglesia muy pendiente de lo universal. No se va a perder el contacto con las masas. El gran éxito de este Papa es con las masas”.

Un extracto de la entrevista se puede leer aquí.