Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Por quinto año seguido el mensaje de la Jornada Mundial de las comunicaciones sociales trata sobre las redes digitales. Cada vez son más los que están convencidos de que no se trata de una moda: no son solo palabras, y hay algo más que advertencias contra los riesgos. Este es el tema de portada del último número de Vida Nueva, coincidiendo con esta Jornada Mundial.

Entra las opiniones recogidas hay la de la periodista Miriam Diez i Bosch es la directora del Observatorio Blanquerna de Comunicación, Religión y Cultura, y también directora de expertos de Aleteia.org, red católica mundial que recopila contenidos de webs y blogs católicos (incluida Vida Nueva). En su opinión, la presencia papal en Twitter “es acertada y un referente muy alentador”.

La Iglesia se ha puesto manos a la obra y su presencia en el ámbito digital está dejando de ser exótica para convertirse en referencia. En cinco meses, la cuenta @Pontifex (con sus nueve perfiles en distintos idiomas) ha superado los seis millones de seguidores, y los tuits que Francisco se ha acostumbrado a enviar a diario son compartidos una media de 10.500 veces, obteniendo un espectacular engagement, es decir, gran cantidad de conversación, comentarios y menciones y una popularidad altísima en la Red (84 sobre 100 en el índice Klout).

Díez explica que preferiría que el Pontífice interactuara con los usuarios, pero aun así valora que tanto Benedicto XVI como Francisco hayan conseguido “decir mensajes sustanciosos en poco espacio”. “Siempre habrá más papistas que el papa, pero si él está, es difícil argumentar que el párroco no esté, o el obispo, o el cardenal. Este punto de inflexión no debería pasar desapercibido”, opina.

Se puede ver más sobre este tema aquí.