Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Hay muchos jóvenes que años después todavía viven la intensidad de la Semana Santa gracias a la vivencia de los encuentros de Pascua celebrados en grupo en una casa de colonias. Una experiencia que nació como una concreción de la revitalización de la vivencia de la liturgia que impulsó el Vaticano II. Los mismos aires conciliares arrinconaron algunas tradiciones vinculadas al imaginario popular de la Semana Santa. Pero los movimientos populares son tozudos y mantienen una gran vitalidad.

Este es el retrato de la Semana Santa que sigue saliendo a las calles de Cataluña y que recoge el último número de Vida Nueva Catalunya. La vivencia a fondo en comunidad y la expresión pública convergen en la voluntad de vivir intensamente la Semana Santa.

Entre otros, recoge el testimonio de Manuel Zamora, presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis de Barcelona y de varios participantes en las celebraciones de Pascua y la opinión de Josep Maria Romaguera, consiliario de la JOC. Se puede leer más aquí