Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

La comunidad de Tesalónica, después de haber recibido la primera predicación de Pablo, ha entrado en una fase de consolidación. Se trata de asegurar, fortalecer, fundamentar bien lo que se ha recibido y se vive. Esto explica la presencia en el texto de varios verbos que insisten en este aspecto. Esto es lo que escribe esta semana Josep M. Solà al comentar las lecturas del próximo domingo.

 

 

 

 

ASEGURAR EL TRABAJO HECHO

En los tres primeros capítulos de la primera carta a los Tesalonicenses se van alternando elogios a esta comunidad cristiana fundada por Pablo y noticias sobre el tiempo en que éste estuvo y la labor que llevó a cabo. Los últimos versículos del capítulo tercero actúan como clausura de todo este apartado. En ellos Pablo expresa buenos deseos en favor de la comunidad y, junto con los dos primeros versículos de la sección siguiente de la carta, conforman la segunda lectura que leemos este domingo (1 Ts 3,12 hasta 4,2). La carta sigue con dos exhortaciones sobre la castidad (4,1-8) y sobre la caridad (4,9-12). Sigue con el tema fuerte y capital: el de los tiempos últimos (4-13-5,11) para acabar con unos consejos finlos y la clausura de la carta (5,12-28).

Los buenos deseos de Pablo hacia la comunidad manifiestan la voluntad del apóstol de consolidar la vida de una comunidad, que ya ha empezado a tomar vuelo. Se nota por el uso de tres verbos de sentido y significado similar. El primero de ellos es crecer, que traduce el verbo griego "pleonazô". Quiere decir abundar en gran cantidad, existir abundantemente, hacer que haya abundancia. Lo utiliza Pablo en Rm 6,1 o 2 Co 4,15 para hablar de la abundancia de la gracia o Fl 4,17 para hablar del aumento de los beneficios. Aquí Pablo pide un crecimiento en el amor que se deben tener los miembros de la comunidad los unos con los otros. El modelo de este amor es el que Pablo y sus colaboradores tienen hacia la comunidad yeel crecimiento se presenta, no como el resultado de unas habilidades personales, sino que es el don de Dios que en última instancia lo hace crecer.

Un segundo verbo que insiste en el mismo tema es el verbo fortalecer, que traduce el griego "sterizô". Tiene el significado de fijar firmemente y lo que ya hemos dicho: fortalecer. Aparece otra vez en la misma carta, en elversículo 2 del mismo capítulo 3, al hablar del envío de Timoteo en la comunidad a fin de fortalecer y alentar la fe. En la segunda carta a los Tesalonicenses aparece dos veces: "Que Jesucristo ... y Dios, nuestro Padre ... os fortalezca "(2,16-17);" El Señor Dios es fiel. Él os fortalecerá "(3,3). Fijémonos que en estos textos el uso del término está encaminado a afianzar la vida y la fe de las comunidades cristianas.

Un tercer verbo insiste en el mismo tema. El verbo "perissenô" aparece en la lectura de hoy aparece dos veces, señal de importancia y de insistencia. Quiere decir existir en abundancia, tener abundancia, sobreabundar. También podría significar sobresalir o destacar. El texto catalán lo traduce por derramar y avanzar. Es un verbo muy usado por Pablo (Rm 3,7; 5,15; 2Co 1,5 a; 4,15; 8,2; 9,8; Flp 1,9). Es un verbo que expresa el dinamismo de la existencia cristiana y el crecimiento en abundancia de la salvación, que se ha empezado a producir, también la riqueza de una comunidad que crece en dones, energías y servicios.

La comunidad de Tesalónica, después de haber recibido la primera predicación de Pablo, el anuncio gozoso de la buena noticia, ha entrado en una fase de consolidación. Se trata de asegurar, fortalecer, fundamentar bien lo que se ha recibido y se vive. Esto explica que en el texto que corona una primera parte de la carta aparezcan varios verbos que insisten en este aspecto.