Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Escucha Israel. Este imperativo nos lleva a repasar el uso del término escuchar para descubrir su fuerza expresiva y la riqueza de su contenido, que llegará a su punto álgido cuando aquél a quien hay que escuchar sea el mismo Jesús. A continuación, un nuevo comentario de las lecturas de este domingo de Josep M. Solà.

  

ESCUCHA ISRAEL

En la primera lectura de este domingo se lee un fragmento del libro del Dueteronomi (6,2-6), conocido como el "Shemá Israel", Escucha Israel. Es la oración, que desde el s. I todos los judíos piadosos rezan cada día por la mañana y por la tarde y son las palabras con que, en el evangelio, Jesús responde al maestro de la ley, que le pregunta cuál es el primer mandamiento (Mc 12,28).

Escucha Israel abre solemnemente el libro de la ley. Resuena la proclamación de las diez palabras-mandamientos-, proclamadas en 5,6-21. Es una llamada y una invitación, que adquiere una gran fuerza por el hecho de repetirse dos veces en el breve texto de hoy (vv.3 y 4) y porque se encuentra en otros lugares del libro del Deuteronomio. En 5,1 en el preludio que introduce la proclamación de las 10 palabras, en el mismo sentido, relacionado con el cumplimiento de los mandamientos, se encuentra a 43,1 y 27,9. Ligado al cumplimiento de los mandatos el término "Escucha" lo encontramos dirigido a Abraham, cuando el libro del Génesis dice de él: "Abraham escuchó mi voz y cumplió mis mandamientos" (Gn 26,5).

Pero en el Antiguo Testamento el término no se encuentra referido únicamente a la proclamación y cumplimiento de los mandamientos, sino que funciona como fórmula introductoria de anuncios de otro tipo. Así, en el mismo libro del Deuteronomio, se pide a Israel que escuche, a fin de darse cuenta de la grandeza de las hazañas del Señor: "Escucha Israel, hoy atravesarás el Jordán" (9,1), o también " Escucha Israel, hoy vais a combatir contra vuestros enemigos, no os desalientan "(20,3).

A menudo los oráculos de los profetas están introducidos por éste: "Escucha": "Entonces Isaías dijo a Ezequías: Oye qué te anuncia el Señor del universo" (Is 9,5); "Pero ahora escucha, Jacob" (Is 44.1), "Oye lo que te digo" (Am 5,1) y también encontramos el imperativo escuchar cuando las palabras proféticas son una amenazaen: "Gente de Israel .... escuchad las palabras que yo pronuncio contra ustedes-(Am 3,1), también en las amenazas de Jeremías contra el mal uso del templo de Jerusalén," Escuchen la palabra del Señor .. . "(Jr 7,2).

"Escucha Israel" se encuentra, la mayoría de las veces, acompañando el cumplimiento de los mandamientos y las obligaciones de la alianza, pero son una invitadoación a alcanzar la sabiduría: "Escúchame y te instruiré" (Jb 15,17), "Escúchame, guarda silencio y te enseñaré la sabiduría" (Jb 33,33), "Escucha los consejos y déjate instruir "(Pr 19,20).

Israel escucha en justa correspondencia a su Dios, que es un Dios que también escucha. El Dios de Israel no hace como el faraón, que, insensible los ruegos de Moisés y Aarón, no escucha (Ex7, 3) o como los ídolos de los otros pueblos que tienen orejas y no oyen (Sal 115,6). El Dios de Israel escucha los gemidos de su pueblo oprimido y se acuerda de la alianza (Ex 2,24) y se recuerda también los ruegos del justo oprimido (Sal 4,4; 5,4).

No siempre se da esta reciprocidad. Israel a menudo no escucha. Ya desde el principio no escuchó Moisés (Ex 6,9) y el no escuchar es la queja constante de los profetas: "Tienen la oreja incircumcisa, son incapaces de escuchar" dirá Jeremías (6,9) e irónicamente Dios dirá a Isaías "Haz insensible el corazón de este pueblo, haz sordas sus orejas "(6,10), también en Lv 26,21; Is 1,9; 28,12; 30,10.

Haber repasado el uso del término escuchar en el Antiguo TeStam habrá servido para captar su fuerza expresiva y la riqueza de su contenido, pero es en el Nuevo Testamento donde adquiere la rotundidad más plena. La ley y la sabiduría quedarán superadas por la enseñanza de Jesús. Ahora será a él a quien hay que escuchar. Lo dice bien claro la voz del Padre: "Este es mi hijo, mi elegido, escuchadle" (Lc 9,35).

Domingo 31 de ordinario

4 de Noviembre de 2012