Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Posiblemente influenciado por corrientes del helenismo que recogían las ideas de algunos filósofos que anteponían al saber la obtención de poder honor y dinero, el libro de la Sabiduría presenta ésta como un valor superior a cualquier riqueza mundana. Un nuevo comentario de las lecturas de este domingo de la mano de Josep M. Solà.

 

 

LOS POBRES SABIOS

El fragmento del libro de la Sabiduría, que se lee en laprimera lectura de este domingo (Sv 7,7-11) se encuentra en el tramo, que va del capítulo 6º al 9º, el tema dominante sería el elogio a la sabiduría. El núcleo de este conjunto se encuentra en 7,22 b-8, 1 donde la sabiduría es calificada de exhalación del poder de Dios, irradiación de la gloria del Todopoderoso, reflejo de la luz eterna, espejo de la acción de Dios uno imagen de su bondad.

La lectura litúrgica comienza haciendo una referencia a la oración de Salomón en el santuario de Gabaón (1 Re 3,4-15) donde el rey, en vez de éxitos militares y riquezas, pide "entendimiento para poder juzgar el pueblo y discernir entre el bien y el mal". Los capítulos, que el primer libro de los Reyes dedica a Salomón (3-11), fijémonos que destacan su faceta de sabio y de constructor por encima de las campañas militares. No será así con David y el resto de reyes de Judá e Israel que, exceptuando Josías, se explican de ellos sobre todo las hazañas mí militares. El episodio de las prostitutas, que se disputaban el hijo (3,16-18) o la visita de la reina de Saba (10,1-13) servirán para ensalzar la fama de sabio. Si Melquisedec puede ser el prototipo del sacerdocio, David de la realeza, Elías de la profecía, Salomón sería el prototipo del sabio, tipificando así uno de los cuatro estamentos significativos de la historia de Israel.

El texto dice que a Salomón le vino el espíritu de Sabiduría (v.7). En la historia de Israel la sabiduría y la figura del sabio adquieren esplendor cuando la profecía y el profeta han perdido fuerza. En el libro de Joel del espíritu se dapor profetizar (3,1); aquí el espíritu se recibe para adquirir la sabiduría. Fijémonos que en el libro de Joel el don de profecía llega después de las plegarias consignadas en los cc 1y 2. En el texto de Sb el espíritu de la sabiduría llega después de la oración de Salomón, porque la sabiduría, al fin y al cabo, es un don de Dios. Y como tal de don de Dios tiene más preu que cualquiera de las riquezas humanas.

El libro de la Sabiduría, escrito en Alejandría en el sI aC., Recibe una influencia innegable de la cultura helenista. El rechazo de las riquezas, a fin de obtener la sabiduría yel conocimiento, se encuentra en los filósofos griegos. Profesorado, ante los sofistas, insistía en que la virtud es la perfección del espíritu hasta el máximo posible y no conseguir honores, dinero y poder. En el siglo IV aC. empieza a tomar vuelo el cinismo, una corriente filosófica que tiene su representante más conocido en Diógenes Laercio. Se caracterizaba por despreciarel poder y las hipocresías sociales y también por una austeridad extrema en el vestir: en lugar de túnica y manto llevaban un capote de tejido muy sencillo, que protegía del frío y servía de manta por la noche, un zurrón para guardar la comida, que les daban y un bastón, iban descalzos y mal afeitados (curiosas coincidencias con las pertenencias y el vestir de los predicadores ambulantes de Mt 10,5-15). La influencia en del cinismo tuvo una larga duración y cuajó en las clases populares, por lo tanto es más que probable que fuera conocido por el autor del libro de la Sabiduría, que recogería la idea del rechazo de las riquezas como camino de obtención del saber y el conocimiento.

La incorporación de corrientes filosóficas del helenismo creó puentes de diálogo entre éste y las tradiciones del pueblo de Israel . Así el libro de la Sabiduría contribuye a la apertura de espíritu de los judíos, que vivían fuera de Israel en contacto con la cultura griega y enriquece el pat Rimonim tradicional judío con lo bueno, que se encuentra en las corrientes culturales foráneos.

 

Domingo 28 de ordinario

14 de Octubre de 2012