Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

El evangelio de Marcos termina en el momento en que las mujeres huyen del sepulcro llenas de miedo. Cuando se empezaron a conocer los remates de los evangelios de Mateo y Lucas se sumó a Marcos un final que hablara de alguna aparición de Jesús, dice Josep M. Solà en el comentario del Evangelio de este domingo.

 

FINAL MEJORADO

La primera versión dee el evangelio de Marcos acababa de forma repentina con la huida de las mujeres llenas de miedo del lugar del sepulcro (Mc 15,42-47). Es posible que Marcos quisiera evitar mostrar la resurrección como un simple retorno a la vida anterior y por eso no incorporó a su texto ningún relato de aparición. Pero seguramente este final no satisfacía, y menos cuando hubo la posibilidad de conocer los finales de los otros dos sinópticos, el de Mateo (28,9-20) y sobre todo el de Lucas (24,13-53). Así pues, más allá de Mc 16,8 se añadió un acabado, que contuviera alguna aparición de Jesús resucitado. Dicho finalización está estructurado en tres partes. La primera (vv.9-14) narra tres apariciones de Jesús, una a María Magdalena, haciéndose eco de Jn 20; la aparición de los discípulos de Emaús sirvió al anónimo redactor de referente para mencionar una aparición a dos discípulos (v.12), y seguidamente la aparición de Jesús a los once de Lc 24,36 ss sirvió de modelo a la aparición de Jesús ante los once del v.14. La incredulidad del discípulos en el relato de Marcos es un eco también de las dudas de los discípulos en el relato de Lucas.

El evangelio, que leemos este domingo, festividad de la Ascensión, recoge la segunda y tercera parte de este añadido final (Mc 16,15-20). La segunda parte (vv.15-18) habla de los once discípulos enviados en todo el mundo a anunciar la buena nueva del evangelio y se acaba con una tercera parte (vv. 29-20), que explica la ascensión seguido de un resumen sobre la actividadmisionera de los once.

Cuatro de los cinco señales que acompañan a los creyentes se encuentran en el libro de los Hechos de los Apóstoles. Expulsar los demonios aparece en el episodio donde Pau libera una chica poseída de un espíritu que adivina el futuro (16,16-18), en el conocido episodio de la efusión del Espíritu en Pentecostés (2,1-11 ) es donde se muestra el habla de otros lenguajes; coger la las serpientes se ve a 28.3-6 cuando en la isla de Malta una víbora se coge de la mano de Paz y éste se la sacude; curar a los enfermos aparece en la curación del inválido por parte de Pedro y Juan a 3.1-10. Además de esto, algunas de estas señales aparecen en el Antiguo Testamento como los indicativos del advenimiento de los tiempos mesiánicos. En Is 11,8 se dice que"El niño de leche juega cerca del caché de la víbora, el niño meterá la mano en el escondrijo de la serpiente". También en Is 35,5-6 la curación de enfermedades es señal inequívoca del advenimiento de la salvación. Cabe decir que la capacidad de realizar estas señales no queda restringida a los once discípulos, sino que es otorgada a todo aquel que, siendo creacióni, escampe el mensaje de Jesús.

El versículo 16 presupone la situación de una comunidad donde hay miembros, que les cuesta creer en la resurrección de Jesús. A estos se les pone como ejemplo la dificultad de los once, que también tuvieron que superar sus dudas y sus incredulidades. Fijémonos en que la salvación no depende sólo de la fe en Jesús resucitado, seino también en la aceptación del bautismo, que es la puerta de entrada a la comunidad creyente. Esta experimentará las señales que muestran el advenimiento del reino mesiánico. La predicación es avalada por los hechos; lo vuelve a recordar al v. 20.

La fe vivida es también una fe proclamada. Nos lo recuerda la inclusión, en este final de la evangeli de Marcos, de una de las fórmulas o proclamaciones de la fe más antiguas y resumidas de las primeras comunidades cristianas. "Jesús es el Señor" La única vez que Marc Señor sale yuxtapuesto al nombre de Jesús, el que predicó en Galilea y murió crucificado, este es el Señor, es decir, el resucitado, ensalzado a la diestra de Dios, el que ahora envya sus discípulos a predicar su mensaje.

Festividad de la Ascensión del Señor
20 de Mayo de 2012