Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

El 10 de octubre en la Facultat de Teologia de Catalunya se hizo un reconocimiento a dos de los teólogos que más contribuyeron a que el Vaticano II llegara a Cataluña. Desde la teología Josep Maria Rovira Belloso ha hecho las lecturas del Concilio Vaticano más extendidas en nuestro país, enlazándolas después con el Concilio Provincial Tarraconense. Y Josep Perarnau es uno de los pocos catalanes que asistieron a las cuatro sesiones que se hicieron Roma hasta diciembre de 1965 y uno de los principales traductores de los textos del Vaticano II al catalán. En el acto les acompañaron el arzobispo Joan-Enric Vives y el obispo Sebastià Taltavull.