Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Construir confianza en tiempos de crisis: comunicación y capital social. Este fué el tema de la lección inaugural del curso en la Universidad Ramon Llull que tuvo lugar hace unos días en la Facultad de Comunicación Blanquerna. La pronunció el Sr. Ferran Rodés, vicepresidente del grupo Havas Media y presidente del diario Ara. Informó oportunamente del acto CatalunyaReligió.

No podemos reproducir los detalles de la bien documentada conferencia, propia de una persona que tiene una visión global de los problemas, a partir de los datos de su grupo de comunicación que tiene presencia en diferentes países del mundo, pero sí queremos comentar alguna de las ideas que nos parecieron de mayor relevancia, sobre todo las que hacen referencia al factor de construir confianza.
 
La primera idea del Sr. Rodés es que la crisis económica en la que estamos inmersos no es una crisis como otras que pueden haber habido. El capitalismo como sistema económico, está-dijo-gravemente herido. Los mecanismos clásicos de funcionamiento del sistema: creación de bienes y servicios, medios de comunicación de masas que informan de los productos, consumo que hace mover el sistema, ha sufrido un cambio significativo. Este capitalismo que se llamaba "democrático" al final ha resultado que no lo era tanto. En realidad el sistema de comunicación tradicional funcionaba de una manera muy vertical y poco participativa. Si antes los medios eran pocos, y normalmente públicos, ahora la circulación de la información está distribuida en redes, que van dando más y más control a agentes nuevos. Esto afecta de una forma definitiva en manos de quién está el control, y cómo se produce la decisión del consumo de productos. Esta capacidad de interconexión de las redes ha hecho desaparecer la distancia que había entre "lo que era una cosa y lo que aparentaba ser"-dijo Rodés-. La receta para el nuevo modelo que emerge hoy en día sólo puede basarse en la transparencia, ya que ocultar información es más difícil que nunca y suele ser "un pasaporte rápido para el desastre". En este nuevo mundo es primordial decir la verdad y que lo que se diga tenga una cierta utilidad-añadió-.
 
El Sr. Ferran Rodés además expuso como las fórmulas que se han probado para superar la crisis (rebajar el endeudamiento, desglobalitzar el sistema o volver a regular la economía) no han funcionado. Pero se mostró optimista sobre la capacidad de construir un nuevo sistema. No es que haya una alternativa clara al modelo anterior, que genere el momento suficiente confianza, pero sí presentó en concreto algunos ejemplos que dan motivos razonables para el optimismo. Afirmó que: "Tenemos la capacidad de construir un nuevo sistema de organización social y económica mucho más sólido, eficiente y sostenible, basado en tres factores de cambio: tecnología, energía y democratización de la comunicación social".
 
Para ejemplificar esta tendencia hacia un nuevo modelo puso el ejemplo de la situación de diferentes países del mundo. Así hay países que son países emergentes en los que funciona todavía el modelo anterior de crecimiento: más producción, más endeudamiento, etc. El modelo en el que estábamos nosotros hace unos años. Estos países en un mapa mundi tendrían el "color amarillo". Otros países estarían ahora mismo, como estamos ahora nosotros, en "color rojo", países que han crecido, se han endeudado creando "burbujas" y ahora están en una situación económica delicada y difícil. Sin embargo hay "países azules", países que ya han salido de la crisis. ¿Qué tienen en común estos países? - Se preguntó- ¿Porqué han salido? ¿Podemos aprender algo?
 
No son necesariamente países grandes. Ejemplos de países "azules" son Dinamarca, Países Escandinavos, Austria, o Canadá, entre otros. Estos en concreto no son de los países con más población. Tienen pero en común una serie de activos, entre ellos:
 
-Una cultura muy implantada de valores cívicos, de tolerancia y de respeto. Son países con democracias participativas, e implicación cívica. Se rigen por valores civiles y no dogmáticos.
 
-Unas sociedades bastante igualitarias donde no hay situaciones de pobreza extrema, con un notable sentimiento de comunidad. Son países solidarios, también seguros en el vínculo entre individuo y sociedad-dijo Rodés-.
 
-Una preocupación por el medio ambiente, muy profunda, que incluso es una fuente importante de nueva economía, como las energías renovables.
 
-Una cultura empresarial muy implantada y un tejido económico productivo competitivo, con un buen vínculo empresa-sociedad. Estos países "azules" tienen por ejemplo 42 de las 100 empresas más importantes del mundo.
 
La confianza será, para Rodés, el factor clave en las sociedades que vienen. La confianza ya no la genera una minoría y unos medios de masas, sino una red de personas interconectadas. En esta nueva ágora ya no funcionan los patrones clásicos: vender el producto aunque sea a expensas de no decir la verdad, etc. La verdad, la claridad de propósito, la transparencia, así como también la utilidad y los resultados, pasan a estar en un lugar importante para generar la confianza necesaria. Confianza pues no sólo para salir de la crisis sino como forma de vivir. Para Rodés esto quiere decir hacer pasar la política por delante de la economía. Para él además en Cataluña se dan algunas de estas condiciones y valores, y en eso fue también optimista sobre el futuro.
 
Un apunte: Este nuevo tipo de sociedad que se dibuja, en nuestro país, la puede representar tan bien como el que más el cristianismo. No me refiero a la práctica religiosa, sino a la traducción de los valores evangélicos en la organización de la sociedad, en la práctica relacional, cívica, de preocupación por los demás. Los cristianos tenemos un papel natural a jugar en estas nuevas sociedades que se dibujan, pero debemos hacerlo con respeto y diálogo, aceptando posiciones diversas, pero también expresando con claridad y transparencia nuestros puntos de vista, de forma razonada y constructiva. La Iglesia debe tener su papel, una Iglesia que acepta el pluralismo y que vive confiada en la evolución de la humanidad.
 
Para terminar queremos expresar nuestra felicitación al nuevo rector de la Universidad Ramon Llull el Excmo. y Mgnfco. Dr. Josep M Garrell, que inauguró por primera vez el curso académico como rector, y al que deseamos mucha suerte y acierto en su nueva responsabilidad!