Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

La cuestión catalana ha pasado a focalizar toda la atención política desde que, el pasado 11 de septiembre, Barcelona vivió la manifestación más multitudinaria de las últimas décadas para pedir la independencia. Las encuestas recogen una amplia mayoría que pide un referéndum de autodeterminación y un periódico tradicionalmente moderado como La Vanguardia habla sin reparos de “tsumani soberanista”.

En este contexto, “la legitimidad moral de todas las opciones políticas” que afirman los obispos catalanes, parece el planteamiento más extendido entre los sectores eclesiales de Cataluña. También una afirmación coincidente es que los obispos no deben meterse en política, pero las opiniones ya son más diversas cuando se valora la frontera de lo que es y lo que no es meterse en política. Y todos avalan sus argumentos con la Doctrina Social de la Iglesia.

Lo recoge el número de esta semana de Vida Nueva que incluye una entrevista al presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense y arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol y al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. También le dedica el editorial. Una información que se puede ampliar aquí.