Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

 

En la entrada anterior tratábamos de explicar algunos de los rasgos de la que podemos denominar como la generación adulta mayor. Vamos a tratar a continuación la generación inmediatamente posterior, es decir la generación adulta-joven. "Los 40 son la madurez de la juventud y los 50 la juventud de la madurez" decía Victor Hugo. Trataremos de explicar las experiencias generacionales y cómo éstas configuran algunos rasgos de la generación de las personas que tienen ahora aproximadamente de 37-39 a 52-54 años. Esta generación se bautizó con un nombre ya hace unos años: Se la denominó "la generación x". Y porque recibió esta denominación? Pues porque estaba muy claro que era una generación completamente diferente y con unas experiencias generacionales muy alejadas de las de la generación anterior. Ahora bien, aunque se sabía que existía como generación diferenciada, no se sabía muy bien cómo era. Era como una generación "incógnita", seguramente por eso se le puso el nombre de "x". Siendo muy marcado el estilo generacional precedente intrigaba hace unos años conocer esta nueva generación que parecía no tener entonces un perfil definido. Y en Catalunya, y en España, esta generación representa demográficamente el auténtico "baby boom". El cambio generacional respecto a la generación posterior, en torno al 1975 a 77, viene marcado además, por el cambio de régimen político español.
 
Trataremos esta generación sobre todo por contraste con la generación anterior, que expusimos en la entrada de blog precedente. ¿Cuáles fueron sus experiencias adolescentes y juveniles, que tal y como venimos suponiendo, marcan las experiencias generacionales? Y ¿Cómo es esta generación? También partiremos de cierta experiencia personal, desarrollada a partir del conocimiento directo de muchas personas de esta generación: muchos de los profesores de mi facultad pertenecen a ella, la mayoría de los padres y madres de la escuela de mis hijos también, pero también mis hermanos y buena parte de mi familia extensa (primos, familia política), son de esta generación. Sin embargo aviso, por si acaso, que en lo que voy a escribir no pienso en nadie en concreto.
 
La denominada "generación x" vivió su juventud ya en una época democrática. Se habían acabado abruptamente las manifestaciones y las luchas por las libertades que habían llevado a cabo otras generaciones. Además fue un tiempo de ilusión positiva por el futuro que se estaba abriendo, con crecimiento continuado (una vez superada la crisis del petróleo) y de progreso y apertura a todos los niveles de la sociedad. Fueron unos años muy optimistas y de consolidación de la democracia con alternancia política. La adopción de costumbres más liberales, la mayor libertad de opinión, el mejor conocimiento de lo que pasaba en el resto del mundo, la vivencia de la transformación de la sociedad, fueron factores muy presentes en aquellos años. Esta generación, por otra parte, tuvo mucho más acceso a los estudios (bachillerato, FP y estudios superiores) y en general la educación que tuvieron fue más actualizada que la de las generaciones precedentes. Muchos tuvieron ya la enseñanza en catalán. El sistema educativo había cambiado con la reforma de Villar Palasí: Es la generación de los que hicieron la EGB y el BUP. Se habían acabado los bachilleratos elemental y superior y con ellos la "Formación del Espíritu Nacional", el Latín, y comenzaba el Inglés a sustituir el Francés ... También hay que tener en cuenta que esta generación ya estudió en régimen de coeducación de forma generalizada desde pequeños. En la universidad se habían acabado las huelgas y las asambleas y ahora sólo se iba a estudiar. Recuerdo de mis primeros años en la Facultad algunos de los estudiantes, que ya empezaban a ser de esta generación, enfrentándose con los de cursos superiores porque querían dejar de hacer asambleas y hacer clase!
 
Habíamos hablado de la canción y la música y aquí podemos señalar también un cambio generacional que va ligado a las formas de diversión. Empieza de una forma más generalizada una cultura que podríamos denominar como la cultura de la "diversión nocturna", por el retraso progresivo de la hora de vuelta a casa, primero los sábados y progresivamente otros días. No quiere decir que generaciones anteriores no fueran también de "tasques" nocturnas, pero la idea esta de la fiesta que se alarga hasta la madrugada, la ida masiva a locales de ocio y discotecas, con una diversión preparada como forma de consumo se generaliza más y más en esta época. La música, con mayor presencia internacional, y también seguramente más comercial, con algunas figuras que siendo de la generación anterior conectan con esta generación. Empieza a desagradar sin embargo todo lo que suene a canción "de protesta" o ideológica, se acaban los recitales que habían sido tan masivos, y en general se valora la música más internacional. Aquí se da un fenómeno particular con el denominado Rock Catalán, que conecta con esta generación. En general los jóvenes de esta generación sin embargo vuelven a recuperar una estética personal más cuidada, influida ya por los modelos que proyectan los medios de comunicación y el cine. Esto se concreta, por ejemplo, en un vestir más arreglado, la importancia de las "marcas", pelo más corto y mayor apariencia de "buenos chicos/as". Como factor muy influyente debemos tener en cuenta que la década de los 80, cuando fueron jóvenes, fue la de Reagan y después, a principios de los 90, la de Bush-padre en los USA. Y recordemos que no había caído todavía el muro de Berlín! Los valores individualistas, de la responsabilidad en la acción individual, con una postura combativa y centrada en la eficacia, en lugar de la confianza de la generación anterior en el sistema social y en el colectivo, se fueron imponiendo. Con la caída del muro (1989) hubo la sensación de victoria de estos valores. Así los valores del liberalismo pragmático, social y económico, seguro que fueron valores implícitos en los modelos que se proyectaban en los medios de comunicación y en los que se reflejaba la generación joven de aquellos años. La disposición de bienes de consumo de los personajes de Hollywood y su espíritu individualista, aventurero y realizador, seguramente fascinaron esta generación.
 
Es una generación que buscó y busca el bienestar personal, yendo mucho más allá que la generación de sus padres en estándares de bienestar. Saben que hay que trabajar para conseguir objetivos y seguramente son menos revolucionarios y confiados políticamente, más "posibilistas" comparados con la generación anterior. No quiere decir que se identifiquen políticamente más con partidos "de derechas", sino que el tono generacional tiene un talante podríamos decir más conservador. No queremos alimentar el tópico de que la generación anterior era progresista y esta conservadora políticamente. Encontraríamos ejemplos cruzados para desmentir esto muy evidentes, si lo pensamos por un momento. Nos referimos a un talante más que unas u otras opciones políticas.
 
Lo que queremos decir es que, a diferencia de la generación anterior, cuando se plantea una disyuntiva entre el ideal y la realidad esta generación se decanta por cambiar la realidad y por posturas realistas y posibles. Es decir que ya no aplica aquello de "tesis-antítesis", dinámica social, confrontación de ideas, etc ... sino que intenta explicarse los cambios en función de las acciones individuales que los producen. Para que se entienda bien, el denominado "estilo Guardiola" sería un ejemplo paradigmático de esta generación: Enfoque en los resultados, buen tono y ausencia de discusión ideológica, énfasis en lo que hay que hacer para lograr resultados prácticos. Es una generación más pragmática y-decíamos-quizás más individualista, lo que puede ser una buena cualidad pero que también tiene la limitación de que cuando no se ven posibilidades de progreso, a veces algunos miembros de esta generación pueden haberse acomodado y renunciado a proyectos e ilusiones más elevadas, por una mayor estabilidad que ya satisface sus expectativas inmediatas. 
 
Esta generación fue de joven más exigente con los estándares en comodidades de vida respecto a la generación anterior, que se arriesgaba a empezar proyectos, relaciones, etc. sin tener todo bien preparado. Por ejemplo en la generación que nos ocupa, cuando se casaba una pareja, esperaba a veces años y años a tener un piso bien arreglado, que no falte nada, a poder ser de propiedad, lo que contrasta con la rápida emancipación y menos expectativas de acomodación de la generación anterior. Esto quiso decir vivir más años en casa con los padres (algunos hasta los 30, 35 ...), menos conflictos intergeneracionales, pero también llevó a muchas de las parejas a casarse mucho más tarde y ello conllevó de rebote un retraso progresivo en la edad de la mujer a tener los hijos, en la medida que también estudiaba y tenía un desarrollo profesional. Nada diferente a lo que ocurrió también en otros países pero aquí con unos años de retraso.
 
Esta es la generación que ahora mismo tiene los hijos en edad escolar o en los primeros años de la universidad. Si en una pareja sus miembros no están en paro, muchas veces trabajan los dos, y hacen un gran esfuerzo. Además por el sistema de hoy tienen muchos gastos económicos: Son la mayoría de los que todavía pagan las hipotecas que hicieron en aquellos años de bonanza, tienen también muchos gastos por la educación de los hijos, ... Suerte tienen muchas veces de la ayuda de los abuelos, tanto con la crianza de los hijos y, en algunos casos, recientemente también con la crisis hemos visto cómo la ayuda de los padres ha sido también económica. Esta generación, más pragmática, finalmente quiere que todo funcione, tener servicios eficientes, seguridad, confort. Así pues es una generación exigente hacia la sociedad y la política básicamente porque los estándares sean altos y todo funcione. Si algo no funciona es por alguna causa que se debe poder identificar y alguien tiene que arreglar. Respecto a la generación anterior hay una tendencia a centrarse en cosas concretas y prácticas, rehuyendo la confrontación ideológica.
 
A pesar del talante expuesto, por llamarlo de alguna forma, más conservador o tradicional sin embargo algunos experimentaron también un alejamiento de la Iglesia, a pesar de lo comentado de la responsabilidad individual y un aparente mayor tradicionalismo en las costumbres. Seguramente la religión algunos la entendieron de forma contrastada con las experiencias juveniles individuales de diversión, y con los modelos proyectados por el cine o la TV donde la religión ya sabemos que no estaba nunca presente. Un ejemplo de este talante generacional podría llevar a que a algunos no les gustara mucho recibir "lecciones" ideológicas, ni tampoco morales, sobre todo en aspectos que pudieran limitar la libertad individual. Sin embargo muchos también encontraron en la religión una forma de expandir su experiencia personal.
 
Hay una característica muy generalizada de esta generación, que es que aunque, como decíamos es una generación muy bien preparada, no tuvieron tantas facilidades como la generación anterior para acceder rápidamente a puestos de alta responsabilidad. Así que muchos se dedicaron a trabajar en un contexto que ya estaba enmarcado y cerrado, sin tantas oportunidades para la promoción y para la innovación y la creatividad. Esto es una situación natural, pero lo que ha pasado es que muchos representantes de esta generación han experimentado algo así como un tapón, o un "techo de cristal" en las instituciones, que han sido más frecuentemente dirigidas por las generaciones anteriores. A veces eso algunos lo han vivido conflictivamente con la experiencia de estar liderados por personas percibidas como menos preparadas (no es mi caso, ¿eh?), Y cuando ha habido pocas oportunidades de cambiar y progresar profesionalmente, algunos lo han vivido mal. Por ejemplo en la universidad pública, como decíamos, hasta hace poco hubo un bloqueo de plazas una vez los PNN fueron numerarios y esto hizo que algunos buenos profesores tuvieran pocas oportunidades de promoción a los niveles superiores. Podríamos encontrar otros ejemplos similares. El reto colectivo de los próximos años será el relevo generacional que probablemente llevará a cambios muy notables en la sociedad cuando esta generación preparada y demográficamente importante haga esta sustitución natural en el liderazgo social.
 
Podríamos seguir, pero ya hemos esbozado con un poco de detalle otra generación. Acabamos remarcando que no todos somos iguales, que cada persona es un mundo, pero si que hay unos rasgos que son bastante generacionales, que no deben servir para juzgar a las personas sino para tratar de entenderlas. Seguiremos con otras generaciones después del verano, para no abusar de la paciencia de los amables lectores con el énfasis de varios artículos dedicados a un solo tema.