Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Esta es una foto colgada en Facebook del obispo de Solsona, Xavier Novell, un hombre de mi edad (jovencísimo, ya veis) que va acompañada del siguiente comentario:

"Confirmaciones en El Palau d'Anglesola

El fin de semana pasado, confirmé 9 adolescentes en el Palau d'Anglesola. Como siempre que voy a esta parroquia, tuve el gozo de reencontrarme con muchas personas conocidas y queridas.

Tres confirmandos no vestían adecuadamente y al final de la celebración lo dije públicamente, para corregirlas y de recordar a todos los fieles que en la iglesia se debe evitar los vestidos inadecuados. Muchas personas me felicitaron por estas palabras, porque también les pareció escandaloso el modo de vestir de aquellas chicas ".
 
Ayer se hacían eco de ello algunos medios. A media mañana Facebook decidía retirar los comentarios de esta conversación, que provocó la indignación de otros una vez fue anunciado por el propio Novell en la red social. Lo primero que hay que decir es que este obispo es un verdadero animal comunicativo: apuesto, buen orador, amable en las formas, diestro en el uso de las redes, hábil en la gestión de la información y sin miedo ni complejos al entrar en temas polémicos. La prueba es este botón.
 
 
Lo segundo que hay que decir es que, cuando leí el comentario, estuve de acuerdo en el fondo, pero no en las formas. El fondo, es decir, que en misa se debe ir vestido adecuadamente, sé que quedo algo carca si lo defiendo. Pero lo creo de verdad. Sin entrar en exageraciones, creo que los usos en el vestir no son ninguna tontería, forman parte de los elementos no verbales que nos hacen sintonizar o no con el entorno. "Ir mal vestido", que ya sé que es subjetivo, es una manera de protestar, por ejemplo ... hasta que la moda lo asimila (vésae los vaqueros, o los vaqueros rotos, o las zapatillas, o los calzoncillos y tangas a la vista de todos). Y no, no encuentro bien que uno llegue a la oficina como si fuera a la playa, o vaya a una boda como si fuera de excursión. De modo que creo que a misa hay que ir, al menos, sin hacer el notas. Y usando el sentido común. Hasta aquí ok.
 
 
Pero las formas no me parecen las más adecuadas, también lo tengo que decir. Decir en público que tres chicas de las que van a confirmarse (¡con lo que cuesta!) iban inadecuadamente vestidas, cuando -como se puede ver en la foto- vayan bastante arregladitas, me parece una falta de tacto similar a la que se pretende denunciar. Además, ponerlo en Facebook con foto incluída lo encuentro bastante denigrante. Ya no me meteré en que un obispo debe ser el primero en practicar los valores cristianos, entre los que no entra escarnecer las chicas confirmadas en público, que yo sepa. Ni en la obsesión del joven, jovencísimo decía, obispo Novell en ser el abanderado de la derecha episcopal catalana, ay no, española. Allá él. Independientemente de todo ello, la actitud es reprobable y no me extraña que la red se le haya lanzado encima.
 
 
Y lo tercero que quiero decir es que lo que me preocupa más del comentario del obispo en su Facebook es que nos haga fijarnos más en los muslos de las chicas o las piernas de los chicos que no en su corazón, en su traje más que en el compromiso que adquirían ante Dios, en el protocolo que en la fe. Siempre denuncian que la sociedad hace lo contrario, ¿no? ¿Escandaloso? Sí.