Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

 

Con la llegada del verano y con la graduación de nuevas promociones en la universidad tenemos la sensación de un final de etapa. La actividad toma un ritmo más relajado y el tiempo es muy bueno para acabar de escribir algún artículo pendiente o renovar los programas para el próximo curso. Con este clima me propongo abordar, de una manera más fresca y menos sistemática y académica, el tema de las generaciones de hoy en Cataluña. Es un tema que había anticipado que trataría. Es un buen momento para hacerlo, justamente porque quiero tratarlo de una forma más aproximativa e informal. No seguiré una forma habitual académica, sino que mezclaré conocimientos con experiencia directa de gente que he conocido de diferentes edades y de lugares diferentes. Presentaré cada generación como a partir de un retrato impresionista, sin pretender dar un perfil totalmente acabado. Quiero ir un poco más allá de hacer una caricatura, tampoco quiero dar el tema por terminado o cerrado, sino dar unas ideas aproximativas, como un esbozo, que sirvan también para hacer consideraciones sobre aspectos relevantes para el diálogo entre generaciones, que es importante para el traspaso de las experiencias de una generación a otra y, como es fácil de intuir, es un tema importante para el país y para la religión.
 
Escribí unos artículos previos en este blog en los que recogía qué es una generación y cómo se formaban las generaciones. Pudimos destacar la importancia de las experiencias adolescentes y juveniles como fundamento de las experiencias generacionales y también tratamos sobre la duración de una generación que, después de hacer varias consideraciones, cifrábamos en 15 años. No podemos sin embargo tomar esta cifra como una cifra matemáticamente exacta sino aproximada. Siguiendo aquellas consideraciones que ya habíamos hecho trataremos el tema de cuáles son las generaciones actuales.
 
El punto de partida es-como decía-poco académico, se trata de una sensación personal: la sensación que siempre he tenido de haber nacido en unos años donde se produce un cambio generacional. Es decir que los que son mayores que yo son de una generación muy diferente y muy contrastada respecto a los que son más jóvenes. Podría encontrar infinidad de personas como ejemplo de esto que escribo. Ya he dicho que no pretendía hacer una ciencia exacta, sino un trabajo aproximativo, en el que espero que el lector me siga. Efectivamente, las personas de tan sólo dos o tres años mayores que yo son-de forma muy contrastada-muy diferentes, generacionalmente hablando, que las personas de dos o tres años menos. Es decir que he vivido, en diferentes épocas de mi vida, con la sensación de estar en un punto de inflexión generacional, estando expuesto y pudiéndome identificar en unas épocas más y en otras menos con cada una de las dos generaciones . Como ya soy algo mayor, nací en 1960, he tenido ocasión de comprobar en diferentes contextos sociales y culturales lo que voy a exponer en sucesivas entradas de blog. Como es una percepción muy evidente intenté entender por qué pasaba y di una explicación. Por mi trabajo he conocido a muchas personas diferentes, de profesiones diferentes, de la Cataluña urbana y de la Cataluña interior, y he tenido muchas ocasiones para contrastar el hecho generacional.
 
Una previa: hablaré de las personas de una forma general. Ya sé que se podrá decir: pues yo conozco a alguien que no es así, o "yo no soy así". También aviso que a veces a uno no le gusta ver su imagen proyectada, como en un espejo. Intentaré presentar una imagen "cariñosa" de cada generación, pero se podrán intuir virtudes y defectos. Como presentaré experiencias generacionales identificables quizás no todo el mundo las interprete de la forma como lo haré aquí, es decir por contraste con otras generaciones. Es decir que una forma de ver como es una generación es compararla con las otras. Atendiendo al contraste se pueden observar los aspectos diferenciales. Me centraré efectivamente a dar más relevancia a las diferencias. Debo decir sin embargo que me basaré como he dicho en la observación de muchas personas a lo largo de los años y que intento hacer una aproximación fenomenológica, es decir que no doy el tema por cerrado, sino que entiendo que es dinámico y que con nuevos datos es susceptible de evolucionar.
 
La primera generación que expondremos es la generación adulta mayor. Esto quiere decir personas nacidas aproximadamente entre 1943-45 y 1958-60 (regla de los aproximadamente 15 años). Tienen ahora entre 52 a 54 y 67 a 69 años. Pertenecen a esta generación la mayoría de mis amigos, buena parte de la gente diversa con la que me ha ido relacionando por mi trabajo, en muchos ambientes diferentes y-como decía-de niveles socioeconómicos y culturales diferentes. Seguiré en la próxima entrada de blog.