Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Hoy me han regalado una perla en el facebook que dice:

No vivas dando tantas explicaciones:
Tus amigos, no las necesitan,
tus enemigos no las creen y los estúpidos no las entienden.
 
Una norma de vida para hacer lo que cada uno cree que debe hacer y para valorar a los amigos y a las personas que uno ama y que nos quieren.
 
Cuando hay amor de verdad, el amor todo lo disculpa, todo lo perdona. El amor siempre es generoso y acogedor, todo lo entiende.
 
En cambio, cuando no hay amor, cuando hay rencores, celos, cuando uno quiere ser superior a los demás.... Todo se pone bajo sospecha y ya puedes decir, explicar y demostrar, que no hay peor ciego que el que no quiere ver.
 
Una buena lección de vida: Vivir con convicción, haciendo lo que toca y dejando las explicaciones inútiles.
 
Son nuestras obras las que dan testimonio de quiénes somos realmente. Recordad:
 
No vivas dando tantas explicaciones:
Tus amigos no las necesitan,
tus enemigos no las creen y los estúpidos, no las entienden.