Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

11 enero 2012
 
La proximidad de las elecciones norteamericanas ha provocado varios análisis sobre los diferentes componentes que determinan la orientación del voto. Entre estos estudios tienen una especial relevancia aquellos que buscan la influencia de las ideas religiosas en la orientación del voto. Este interés, habitual en la práctica política norteamericana, no tiene todavía suficiente notoriedad, desarrollo y minuciosidad en nuestro país. En un estudio efectuado a inicios de octubre de 2011 se aportan datos bastante interesantes para conocer las preferencias de los electores según las creencias religiosas cristianas. En el caso de los republicanos la encuesta se hizo sobre la población de votantes registrados.
 
Sobre la denominación de los aspirantes a la nominación republicana las encuestas muestran que los protestantes evangélicos blancos republicanos reparten sus simpatías de la siguiente manera: el 21% se decantan por el candidato Rick Perry , Mitt Romney recoge un 17%. Los otros candidatos tienen los siguientes porcentajes de adhesión: Herman Cain un 13%, Ron Paul un 11%, Newt Gingrich un 10%, Rick Santorum un 3% y Jon Hunstman un 1%. Entre los protestantes tradicionales (los no evangélicos) se mantienen los porcentages, más o menos, similares para todos los candidatos excepto para Perry y Romney. El primero obtiene un 22% y el segundo un 20%. La situación es muy diferente entre los republicanos católicos. El 29% de estos prefieren a Mitt Romney, Rick Perry y Herman Cain obtienen un 16% cada uno, Ron Paul un 8%, Nwet Gingrich un 5% y Rick Santorum y Jon Hunstaman un 1% cada uno. Sorprende la poca simpatía que Rick Santorum, católico confeso y militante activo favor de los valores católicos, obtiene entre esta tradición religiosa.
 
En el caso de un hipotético enfrentamiento Obama-Romney u Obama-Perry en las elecciones generales las encuestas sobre la influencia religiosa en la intención de voto dan las siguientes informaciones. En el caso Obama-Romney los datos son: el 53% los protestantes, en general, se decantan por Mitt Romney y un 42% por Obama. Dentro de la tradición protestante las preferencias de los evangélicos blancos son un 75% por Romney y un 20% por Obama; entre los protestantes negros el 97% prefieren a Obama y un 1% a Romney; y entre los protestantes tradicionales (los no evangélicos) un 56% prefieren a Romney y un 40% a Obama. Elntre los católicos, el 50% prefieren Romney y el 47% a Obama. Las preferencias electorales generales, sin el matiz de la religión, dan 50% de preferencia por Obama y otro 50% para Romney.
 
Si la disputa electoral fuera entre Obama-Perry los datos son: el 51% los protestantes, en general, se decantan por Mitt Romney y un 45% por Obama. Dentro de la tradición proetstante las preferencias de los evangélicos blancos son un 73% por Romney y un 21% por Obama; entre los protestantes negros el 95% prefieren a Obama y un 2% a Romney; y entre los protestantes tradicionales (los no evangélicos) un 51% prefieren a Romney y un 46% a Obama. Entre los católicos, el 53% prefieren a Romney y el 42% a Obama. Las preferencias electorales generales, sin el matiz de la religión, dan 50% de preferencia por Obama y otro 46% para Romney.