Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

El día de Reyes Benedicto XVI anunció un nuevo consistorio parael próximo 18 de febrero en el que creará 22 nuevos cardenales. El último consistorio tuvo lugar el 20 de noviembre de 2010. En este intervalo de tiempo, algunos cardenales han muerto, o bien ya han superado los 80 años, por lo que han dejado de ser electores en un hipotético cónclave.
 
 
 
De los 22 próximos nuevos cardenales, 18 serán electores. Es una lista en la que se adivina la mano del secretario de Estado de Benedicto XVI. Muchos de los futuros purpurados son cercanos a Tarcisio Bertone. Por otro lado, en el perfil de estos nuevos purpurados sorprende la escasa heterogeneidad en cuanto a la proveniencia, así como el gran peso que adquiere la curia vaticana. De los 18 nuevos cardenales, 15 son occidentales (7 italianos). No hay sudamericanos, ni africanos. Es sorprendente, dada la vitalidad del catolicismo en estos continentes. De entre los nuevos electores, 10 cardenales trabajan en la curia de Roma.
 
 
 
Tras el consistorio del 18 de febrero de este año el colegio cardenalicio estará formado por 214 eclesiásticos, 125 de los cuales serán electores. Más de la mitad, 67, serán europeos, y de estos, 30 italianos. De americanos habrá 37, de asiáticos 9, de africanos 11, de australianos 1. Se trata de un mapa totalmente eurocéntrico, occidental, que no es representativo de la fe católica en el mapa mundial.
 

 

 
Además, es realmente necesario reafirmar el papel de los cargos curiales cardenalicios? El peso de los prelados del Vaticano es abrumador. Ya juegan un papel fuerte en el gobierno de la Iglesia. Es necesario también que lo hagan en un cónclave?

 

En cuanto a las influencias que este nuevo consitorio pueda tener en nuestra Iglesia local, el 18 de fefebrero el Papa también creará un nuevo cardenal español, Santos Abril y Castelló. Se trata de un prelado aragonés, que llegó a Roma en enero de 2011 después de jubilarse de un largo periplo por el extranjero como nuncio apostólico. En un año ha progresado de forma metereòrica. Es vicecamerlengo, arcipreste de Santa María la Mayor y dentro de poco será cardenal. Conconsultor en la Congregación para los Obispos, la birreta roja lo convertirá en miembro de este dicasterio y jugará un papel importante en el nombramiento de obispos. Junto con Cañizares, Santos Abril -afín a Bertone y amigo de Sistach-resultará un buen contrapeso a Rouco a la hora de renovar el mapa episcopal español.