Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri CR) Auditorio totalmente lleno con 400 personas representando las decenas de entidades cristianas que han apoyado el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir. Este lunes se hizo el CaixaForum un acto "para reafirmar, una vez más, que nuestra tradición y nuestra doctrina no sólo avalan el Derecho a Decidir de Catalunya sino que nos instan a defenderlo activamente", como explicaba Carles Armengol en la bienvenida.

El acto se abrió con un vídeo recopilación de textos sobre el catalanismo a lo largo del siglo XX y el magisterio sobre los derechos de los pueblos. Se recogían frases como la de Juan Pablo II que afirma que "nadie está nunca legitimado a afirmar que una determinada nación no es digna de existir".

El nucleo de la reflexión la aportó el teólogo Xavier Morlans, profesor de la Facultat de Teologia de Catalunya y consultor del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización. Explicó cómo la Doctrina Social de la Iglesia reconoce "unos derechos fundamentales de las naciones" y como la jerarquía catalana ha reconocido y ha dado "fe de la realidad nacional de Cataluña". Y aunque la doctrina social "no se pronuncia sobre los casos concretos", Morlans argumentó que "defender el derecho de CatalUnya a decidir su futuro político es una opción plausible, razonada y consecuente ".

La intervención de Morlans dio paso a un debate, moderado por Jordi Roigé, en el que Joan Rigol, coordinador del Pacto Nacional para el Derecho a Decidir, pidió conducir el proceso político con "valores comunitarios como cristianos y como ciudadanos". Miquel Calçada, comisario del Tricentenario, habló de un momento "con una doble esperanza, la que tenemos como cristianos y como catalanes" y que esto nos da "una convicción firme y profunda de seguir siendo". Y Victòria Molins, teresiana del Raval, remarcó el arraigo del cristianismo: "Siempre se habla de Jesús el Natzareno, no el judío o el romano ... y yo soy catalana". Morlans, también pidió en el debate un espacio para la oración "que nos dé serenidad en cualquier situación y que no caigamos en la trampa de alzar la voz a los demás".

El acto incluyó un breve actuación musical de Natxo Tarrés, que se añadió a la convocatoria "para apoyar el mundo que imagino en el siglo XXI". También la locutora Carme Canet, recitó tres poemas de Vicent Andrés Estellés, Salvador Espriu y David Jou. El encuentro se cerró con el canto del "Emigrant" de mosén Cinto Verdaguer coreado por el público con la soprano Marta Sendra.

En este vídeo se pueden ver las imágenes del acto y el testimonio de varios participantes y asistentes: Eduard Ibáñez, Joan Rigol, Joan Godayol, Xavier Morlans, Manuel Pousa, Miquel Calçada, Màxim Muñoz, Victoria Molins, Santi Torres, Paulina Nieto, y Joan Cabot.

En la parte central del auditorio se situaron representantes de las entidades que han apoyado el acto y otras personalidad de la Iglesia catalana de varias tendencias: Joan Godayol, obispo emérito de Ayaviri; Eudald Vendrell, presidente de Justícia i Pau; Josep Maria Cullell, presidente de la Fundació Hospitalidad de la Mare de Déu de Lourdes; Joaquim Ferrer, presidente la Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat; Màxim Muñoz, provincial de los claretianos y presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña, Joan Galtés, vicario episcopal de Barcelona, ​​Josep Maria Domingo, vicario episcopal de Sant Feliu; Josep Gendrau, provincial de los Franciscans; Miquel Esquirol, presidente del Grup Sant Jordi; Josep Maria Genescà, presidente de la Fundació Albert Bonet; Montserrat Espinalt, del equipo sectorial de las Vedruna en Cataluña; Enric Puig, secretario de la Fundació Esccola Cristiana; Jaume Dantí, del patronato de la Fundació Joan Maragall; Santi Torres, de Cristianisme i Justícia, Josep Maria Canet, del equipo provincial de los Escolapios, Jaume Botey, de Cristianisme en el Segle XXI; Josep Maria Puigjaner, escritor; Manel Pousa, de la Fundació Pare Manel; Lluís Serra, marista y secretario de la URC; Jordi Porta, expresidente de Omnium Cultural; Jordi Bonet, arquitecto de la Sagrada Familia.

También asistieron varios representantes políticos, como el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Joaquim Forn; el secretario de comunicación del Govern, Jordi Cuminal; el director general de Asuntos Religiosos, Enric Vendrell; el comisionado de Asuntos Religiosos del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Ignasi Garcia Clavel; i la diputada Glòria Renom.

El acto integro y la interveción de Xavier Morlans se pueden ver aquí.