Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri CR/Vilafranca del Penedès) Capítulo provincial de los frailes capuchinos de Cataluña y Baleares. Es el encuentro de todos los hermanos de la provincia que cada tres años revisa y renueva sus orientaciones. No son una multitud, pero mantienen presencias significativas en Pompeya, Sarrià, Vallvidrera y el Raval de Barcelona, y en Arenys de Mar, en Igualada, y en Mallorca.

Uno de los temas de este capítulo ha sido ver cómo reforzar hacia fuera el testimonio de vida fraterna de estos padres fundados por San Francisco de Asís. Otras experiencias europeas están funcionando en esta dirección, más centrada en el ser hermanos que en el hacer muchas cosas. Y la renovación del papa Francisco también lo impulsa.

Este viernes cierran el capítulo que han celebrado durante esta semana en Vilafranca del Penedès, en la casa de Espiritualidad Madre Ráfols de las hermanas de la Caridad de Santa Ana. Desde allí hablan el provincial de Cataluña y Baleares, Gil Parés, que el jueves fue reelegido por un segundo período de tres años, y Hugo Mejías, consejero general del la Orden que representa en el capítulo al ministro general. Parés destaca como núcleo "una vida común, que sólo es posible cuando en el centro se pone a Dios" y que "si no somos hermanos no somos nada". Y Mejías habla de "la esperanza que contagian estas comunidades".

Como en anteriores capítulos provinciales, el encuentro se ha podido seguir día a día a través del portal de los capuchinos.